Palabra de Dios para mi hoy - meditación y reflexión Diaria

Los cristianos (personas de todos los credos que tienen a Cristo como centro de su doctrina) celebran la Navidad para celebrar el nacimiento de Jesucristo, que es un evento y no una tradición. Desgraciadamente hoy en día los mismos cristianos se pelean entre sí por quién debería ostentar el título de “cristiano”. Unos se creen “más cristianos” que otros, y eso incluye la celebración o la no celebración del nacimiento de Jesús.

Pero ¿en la Biblia aparece algo sobre la Navidad?

Es verdad que la Biblia no menciona explícitamente la palabra “Navidad”, ( tampoco se menciona en la Biblia la palabra “Biblia”), y ya por ese hecho la celebración del nacimiento de Jesús se ha convertido en anatema. 

Lo que no se convierte en anatema son los viciosos y crueles ataques que algunos “cristianos” cometen contra quienes sí celebran la Navidad. Pero ese es tema de otro artículo.

La celebración ha cambiado con los tiempos. Muchas otras actividades relacionadas con la celebración de la temporada navideña evolucionaron a partir de ciertas tradiciones, Y SE HA MEZCLADO CON CELEBRACIONES QUE PROVIENEN DE OTRAS RELIGIONES MUY DIFERENTES AL CRISTIANISMO, muchas de las cuales son de otros países, particularmente de los pueblos de Europa.

Las decoraciones navideñas, ¿cómo surgieron?

Entre los artículos comunes utilizados en las decoraciones navideñas se encuentran el acebo y el muérdago. Ambos se utilizan principalmente en coronas y guirnaldas. Los druidas comenzaron la tradición de usar el muérdago como elemento decorativo doscientos años antes de Cristo.  

Para celebrar la temporada de invierno, los druidas recogían las plantas y las usaban para decorar sus hogares. Los druidas creían que el muérdago traería buena suerte y alejaría a los espíritus malignos. También creían que el muérdago tenía propiedades curativas y podía ser utilizada para todo, desde heridas curativas hasta para aumentar la fertilidad.

En Escandinavia el muérdago era visto como una planta de paz y armonía y estaba asociado con Frigga, la diosa de amor. Esta asociación es probablemente lo que llevó a la costumbre de besarse bajo el muérdago. En la época victoriana, los ingleses también colgaban el muérdago de los techos y en las puertas durante las festividades. La costumbre se trataba de que si alguien estaba parado debajo de la muérdago, alguien más en la habitación besaría a esa persona. Tal comportamiento tan directo no se veía generalmente en la sociedad victoriana.
El uso del muérdago en las celebraciones de Navidad una vez fue prohibido por la iglesia debido a sus asociaciones con tradiciones paganas,  sin embargo el uso de acebo fue sugerido como un sustituto.

Las flores de Nochebuena son otra flor decorativa tradicional utilizada en Navidad. Son nativas de México y llevan el nombre de Joel Poinsett, quien fue el primer embajador de los Estados Unidos en México y fue quien llevó las plantas a América en 1828. Los mexicanos creen que las plantas eran un símbolo de la Estrella de Belén y esa es una de las razones por las que están asociadas con la Navidad. También está la historia de que un niño que iba a ver la obra de la Natividad en una iglesia, que se dio cuenta de que no tenía un regalo para el Niño Jesús. El niño recogió algunas ramas verdes, por lo que otros se burlaron. Pero cuando las colocó cerca del pesebre, una brillante flor roja de nochebuena comenzó a florecer en cada una de las ramas, lo que dio lugar a su uso tradicional en Navidad. 

¿Conoces la historia de los bastones navideños?



Los bastones de caramelo se convirtieron en una tradición navideña, no porque sus franjas rojas y blancas coincidieran con los colores de la temporada, sino por la razón más inusual de disciplina. Estos se utilizaron por primera vez como golosinas que se dieron a los niños alemanes por su buen comportamiento durante  los sermones en la iglesia. Con el tiempo, la leyenda de los bastones de caramelo en Navidad se asoció con algunos de los símbolos y creencias más fuertes del cristianismo: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, conocidos como la Trinidad, la Sangre del Hijo de Dios, Jesús como la encarnación de la santidad, la pureza y sin pecado y el Hijo de Dios como el pastor del hombre. El bastón de caramelo representa estos símbolos respectivamente con sus tres franjas, su color rojo y blanco y su forma.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus