Reflexiones y frases Dios Es Bueno | Palabras que fortalecen

2023-03-08

Orar con fe es importante porque la fe es lo que nos permite creer que Dios escucha nuestras oraciones y que responderá a ellas de acuerdo con Su voluntad.

Cuanto más apliquemos lo que aprendemos sobre la oración en la Biblia, ¡más aprenderemos a orar! Debemos ser personas de oración. Debemos ser personas que oremos largas horas a solas con Él. No subestimemos jamás el gran poder que tiene la oración.

Así que aprendamos a orar regularmente y pasemos suficiente tiempo en oración para verdaderamente “conocer” a Dios… porque Él es Aquel por quien “vivimos, actuamos y existimos” (Hechos 17:28).

Incluso, la Biblia dice que Jesús solía levantarse temprano y pasaba largas horas en oración ininterrumpida con su Padre (ver Marcos 1:35).

Por lo tanto, oremos con fe. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo orar con fe, según la enseñanza bíblica:

1. Cree que Dios existe y que se preocupa por ti:

La fe comienza con creer en Dios y en su poder. En Hebreos 11:6 se nos dice: "Y sin fe es imposible agradar a Dios, porque cualquiera que se acerca a él debe creer que existe y que recompensa a quienes lo buscan". Debemos creer que Dios es real y que se preocupa por nosotros.

Así que, comience por reconocer quién es Dios y antes de orar, enfócate primero. Vas a orar con el Rey de reyes y Amo de señores. Por lo que tu oración debe comenzar estando consciente de lo que vas a hacer.

Empecemos con la adoración a Dios y el reconocimiento de su grandeza y poder. Rompe con los planes y preocupaciones que ocupan tu mente, apaga el teléfono: Estad quieto y reconoced que Él es tu Dios. A continuación, piensa en un versículo o promesa de la Biblia y medita en su significado.

En el libro de Salmos, encontramos muchas oraciones que comienzan de esta manera:

"Oh, Señor, nuestro Señor, ¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra!" (Salmo 8:1).

Esto puede ayudarnos a poner nuestras dificultades en perspectiva y recordar que Dios es mayor que cualquier problema que enfrentamos.

Ya lo sabes, el primer paso es creer en Él. Luego, honra a Dios en tu oración: Reconoce su grandeza, su amor y su poder, y exprésale tu gratitud por todo lo que Él ha hecho por ti. La Biblia dice en Salmos 100:4: "Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre".

2. Ora con perseverancia:

Como te he dicho, al orar vas al encuentro con el Todopoderoso. Estás ante Su trono de gracia. No te rindas si no ves respuesta inmediata. La Biblia dice en Lucas 18:1:

"También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar".

3. Sé sincero y transparente:

Dios quiere que le hablemos desde el corazón, incluso si estamos enojados, frustrados o tristes. En el Salmo 62:8, se nos anima a "derramar nuestro corazón" delante de Dios. Él nos escucha y entiende nuestros sentimientos.

Por lo que, pídele ayuda sin ningún temor: En Filipenses 4:6-7, se nos dice:

"No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo y pidan a Dios todo lo que necesiten, y denle gracias". Podemos presentarle a Dios nuestras necesidades y pedir su ayuda y dirección en medio de nuestras dificultades.

4. Pide según la voluntad de Dios:

Pide lo que está en línea con los propósitos y la voluntad de Dios. La Biblia dice en 1 Juan 5:14: "Y esta es la confianza que tenemos en Él, que, si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye". Así que, pide con fe, cree que Dios tiene el poder y la disposición de concederte lo que le estás pidiendo, si es de tu conveniencia. La Biblia dice en Marcos 11:24:

"Por tanto, os digo que todo lo que pidáis en oración, creed que lo recibiréis, y os vendrá".

5. Confiesa tus pecados:

Reconoce tus errores y pídele a Dios que te perdone. La Biblia dice en 1 Juan 1:9: "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad".

6. Nunca dejes de confiar en Dios:

La oración también puede ser una oportunidad para confiar en Dios y su plan para nuestras vidas. En Proverbios 3:5-6, se nos dice: "Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas". Podemos pedirle a Dios que nos muestre su voluntad y nos guíe en el camino que debemos tomar.

7. Agradece a Dios:

Incluso en medio de nuestras dificultades, hay mucho que agradecer a Dios. Podemos agradecerle por su amor, su gracia, su fidelidad y por las bendiciones que ya hemos recibido. En 1 Tesalonicenses 5:18, se nos dice: "Den gracias en toda situación, porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús".

Conclusión

En resumen, orar en tiempos difíciles y orar con fe implica reconocer a Dios, ser sinceros y transparentes, pedir su ayuda y dirección, confiar en Él y agradecerle por sus bendiciones.

La oración es una herramienta poderosa que nos ayuda a conectarnos con Dios y a encontrar la paz en medio de nuestras dificultades.

Recuerda que Dios es amoroso y quiere lo mejor para ti. Pide con humildad y confianza, y confía en que Él responderá de acuerdo con Su sabiduría y Su amor.

Close Ad