10 Cosas que a las mujeres no les gustan de los hombres

2018-09-12

Esta cruz ha sido construida dentro del Coliseo Romano como un monumento a la angustia de los cristianos en Roma. La Biblia cristiana se refiere a la crucifixión de Jesucristo como algo que sucede en Jerusalén bajo el dominio romano al principio de la era cristiana.

El cuerpo de una persona enterrada en el norte de Italia hace 2,000 años muestra señales de que murió después de haber sido clavado en una cruz de madera, el mismo procedimiento utilizado para la ejecución de Jesús, descrito en la Biblia Cristiana.

Aunque la crucifixión era un tipo frecuente de pena capital para los delincuentes y los esclavos en los primeros tiempos de Roma, el nuevo hallazgo corresponde a la segunda vez que se ha encontrado evidencia arqueológica directa de ello.

Un nuevo estudio de los restos óseos de este hombre, localizado cerca de Venecia en 2007, muestra una lesión y una fractura sin cicatrizar entre los huesos del talón, lo que indica que sus dedos fueron clavados en una cruz. 

Los investigadores de las universidades de Ferrara y Florencia en Italia dicen que sus hallazgos no son concluyentes debido al mal estado de los huesos y porque no fue hallado el otro hueso del talón.

Tampoco han descubierto evidencia de que el cuerpo haya sido clavado por las muñecas, el frecuente proceso de crucifixión romana explicado en la Biblia como el usado en la ejecución de Jesús.

“Los restos óseos fueron descubiertos en Gavello, a unos 40 kilómetros (25 millas) al suroeste de Venecia, durante excavaciones arqueológicas en preparación para el tendido de un oleoducto", afirmaron los investigadores en su estudio, que aparece en la edición en línea del 12 de abril de la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

Esto es algo inusual para un entierro de la era romana, el cuerpo fue enterrado directamente en la tierra, en lugar de ser enterrado en una tumba, lo que no era considerado un buen entierro, afirmaron los investigadores.

Los científicos realizaron pruebas biológicas y genéticas en los restos, descubriendo que se trataba de un hombre de baja estatura y complexión delgada que tenía entre 30 y 34 años en el momento de su muerte.

La ausencia de actos funerarios, junto con la contextura pequeña del muerto, sugería que podría ser un esclavo desnutrido que había sido enterrado sin ceremonias funerarias romanas regulares. Normalmente esto formaba parte del castigo para los delincuentes ejecutados, afirmaron los investigadores.

Una lúgubre fractura sin cicatrizar del hueso del talón indicó que un clavo metálico fue clavado a través de él, desde el interior hasta la superficie del pie derecho, ya sea directamente en la madera de una cruz o directamente en un reposapiés de madera sujeto a una cruz.

"Descubrimos una lesión específica en el calcáneo (hueso del talón) que atraviesa todo el hueso", informó la investigadora principal Emanuela Gualdi, antropóloga médica de la Universidad de Ferrara.

En su trabajo de investigación, Gualdi y sus colegas informaron que los romanos habían oído hablar de la crucifixión por los cartagineses y la habían utilizado como una especie de pena capital durante casi mil años, hasta que el emperador Constantino la prohibiera en el siglo IV d.C.

OTROS ESTÁN LEYENDO

-Oraciones para aquellos que buscan a Dios

-Exactriz porno afirma que Dios la curó

El objetivo de las crucifixiones romanas eran causar dolor extremo durante un periodo prolongado, ya que las muñecas y los pies de las victimas generalmente estaban clavados a una cruz de madera, que podía mantenerlos erguidos mientras soportaban una muerte lenta y dolorosa, que a menudo requería unos pocos días, apuntaron los investigadores.

Por lo tanto, por lo general se llevaba a cabo sólo para la ejecución de los esclavos en la cultura romana, afirmaron los investigadores; los cuerpos eran frecuentemente dejados en la cruz para que se pudrieran o para ser comidos por los animales, pero en unos pocos casos, habían sido retirados y enterrados.

En cuanto a los restos humanos de Gavello, no había ningún indicio de que la víctima estuviera clavada de las muñecas; más bien, sus brazos podrían haber sido atados a la cruz con una cuerda, lo que también se hizo en ese momento, explicó Gualdi.

Las crucifixiones se suelen describir en escritos históricos de principios de la época romana, como cuando los soldados romanos dieron muerte a 6.000 esclavos capturados tras la revuelta liderada por el gladiador Espartaco a principios del siglo I a.C.



Indudablemente, la crucifixión más notoria fue la de Jesús de Nazaret, explicada en la Biblia cristiana como el hecho de que ocurriera en Jerusalén bajo las reglas romana en el principio de la era cristiana (entre los años 30 y 36 dc).

No se encontró ninguna prueba arqueológica apoyada del evento. Sin embargo, los relatos bíblicos de la crucifixión de Jesús son una creencia cristiana fundamental, y la cruz ha sido un signo del cristianismo a través de la historia. 

La otra única vez que se descubrieron los restos de una víctima de crucifixión fue en 1968, a través de una excavación de tumbas de la era romana en Jerusalén. En estas excavaciones, el arqueólogo griego Vassilios Tzaferis descubrió que un clavo de 7 pulgadas de largo (18 centímetros) fue clavado en el talón de un hombre descubierto entre las tumbas.

El clavo utilizado ha sido encontrado dentro del hueso, adherido a un diminuto pedacito de madera de olivo: una parte de la cruz de madera en la que la víctima fue colgado hasta morir.


Los científicos que analizaron los restos humano de Gavello dijeron que los que sufrían de crucifixiones de la era romana eran difíciles de detectar debido a la condición de los primeros huesos y los problemas de crear una interpretación científica de sus daños, ya que este tipo de lesiones eran más fáciles de fracturar, pero difíciles de preservar y reconocer. Además, los clavos metálicos de la crucifixión eran a menudo retirados del cadáver.

Sin embargo, el entierro poco usual de los restos humanos en Gavello presenta varias interrogantes: "No podemos entender si había sido un prisionero, pero la marginación del entierro sugiere que probablemente era una persona considerada peligrosa o difamada en la cultura romana", explicó Gualdi.