Naufrago demandado por $1Millón por comerse a su compañero

2020-11-26

Luchar contra la injusticia no debe limitarse a cuestiones políticas, sociales y económicas, pues Dios desea justicia para todos. Jesús nos enseñó a través de su vida, enseñanzas y muerte que Él puede ayudarnos a luchar contra la injusticia en este mundo. Pero para poder luchar contra la injusticia de este mundo debemos aprender cómo Dios ve las cosas que pasan, y cómo podemos ver el mundo a través de sus ojos.

Confiar en un Dios justo en medio de la injusticia

Confiar en un Dios justo en medio de la injusticia y el conflicto es la única manera de amar verdaderamente a Dios con completa devoción. Si no confías plenamente en nuestro Señor, entonces no podrás servirle plenamente, ya que Él trabajará a través de ti para hacer las cosas bien de nuevo. Cuando se trata de servir a Dios es importante que no dejemos fuera a nadie en nuestro servicio. A pesar de que el mundo está de cabeza, no podemos olvidarnos de aquellos que sufren injusticias.. 

Para nosotros los que creemos en Dios la verdad de Dios no puede ser escondida. No puede ser cambiada por la voluntad humana. Debemos estar dispuestos a confiar en Dios aunque nuestros corazones no estén de acuerdo con Su voluntad. 

Hay veces que Dios ha dicho algo, pero el diablo ha cambiado el significado de esas palabras para que signifique algo completamente diferente. Esto puede llevarnos a veces a dudar de la Palabra de Dios. Para ser honesto, a veces perdemos la razón y tenemos que dar un paso atrás de Su voluntad, pero confiar en Dios nos ayudará a mantener Su Palabra intacta.


La buena noticia es que tenemos un Dios justo en medio de la injusticia. 

¿Qué nos manda Dios a hacer en este mundo injusto?


Lo que Dios quiere de nosotros es nuestro mejor trabajo en todo momento por honor a Su Nombre. Debemos recordar que Dios nos llama a ser líderes para su gloria y no sólo para nosotros mismos. Este es un llamado que va más allá de ser un empleado de alguien más. Es un llamado que requiere que intensifiquemos nuestras habilidades de liderazgo y demos esa milla más.

Lo que Dios quiere de nosotros también significa para nosotros que no debemos tener miedo de cometer errores, sino que debemos aprender cómo volver a levantarnos y hacer otro intento porque, por su gracia, podemos intentarlo un día más.

En definitiva, lo que Dios quiere de nosotros es que nos dejemos guiar por su Palabra. Él nos ha dado una guía que es una lumbrera en nuestro camino.


Dios, a pesar del caos, no te ha abandonado


Hay muchas veces en que Dios no parece estar trabajando en nuestras vidas. Pareciese como si nos hubiera olvidado. A veces sentimos que no estamos haciendo nuestra parte por nuestra familia, nuestros amigos, nuestra escuela o nuestro trabajo. En estos casos, necesitamos hacer algunos cambios en nuestras vidas. 

Necesitamos asegurarnos de que estamos tomando las decisiones correctas con nuestras finanzas, nuestra salud y nuestras relaciones. Necesitamos asegurarnos de que estamos viendo el panorama general y de que estamos dispuestos a cambiar lo que estamos haciendo para lograr nuestros objetivos.

Por tanto, lo que Dios quiere de nosotros es que usemos nuestros talentos, dones y aptitudes en este mundo injusto y cruel. Él ya nos ha equipado con su Palabra, así que ponte la armadura de Cristo. 

Déjate guiar en este mundo injusto por tu Padre Celestial 

Nuestro llamado en un mundo injusto

El Señor odia la injusticia y puede eventualmente iluminar con su luz la corrupción. Pero por el momento, nos ha puesto aquí para convertirnos en seres que reconocemos las injusticias y nos oponemos ante ellas. Es decir, dejamos una posición de encogimiento y salimos de nuestra zona de confort para hablar en contra de la injusticia.

Por ejemplo, en la actualidad, casi todos nosotros tenemos el poder de grabar en vídeo cualquier injusticia para asegurar que los fiscales tengan datos tangibles. Hoy en día, no solo una imagen, un video vale más que mil palabras.

"¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:Practicar la justicia,     amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios. (Miqueas 6:8)

3 formas de luchar contra la injusticia en el Nombre de Jesús

1. Eres hijo de un Dios justo, actúa con justicia

Podemos fácilmente actuar con justicia si usted toma medidas siempre que sea posible. Muchos de nosotros hemos tenido la posibilidad de convertirnos en representantes legales o jueces para asegurarnos de que podemos mantener las reglas de Dios dentro de nuestros tribunales. Algunos son llamados a convertirse, por ejemplo, en policías y prevenir la violencia en las calles y hogares. 


Algunos son llamados a convertirse en editores o periodistas para conocer la verdad de los hechos. 


2. Aunque el mundo sea cruel, tú debes actuar con misericordia

Si respondemos con justicia, también estamos mostrando misericordia. Los más pobres y desfavorecidos necesitan también de alguien que los defienda. Se trata solo de informar las injusticias, de no quedarte callado.

3. Ve caminando humildemente junto a tu Señor

Una vez que obtenemos el conocimiento del Señor, nos volvemos más y más como Él. Comenzamos a descubrir las cosas como Él las ve. Podríamos ver muchas más injusticias porque nuestra susceptibilidad a ellas será mayor. 

El mundo está al revés, hoy en día a lo malo se le llama bueno y lo que considerábamos bueno, es malo. Manténgase cerca de Jesús, pues te revelará lo que es correcto e incorrecto a través de su Espíritu Santo.