Hombre se casa y al verla sin maquillaje demanda a su esposa por fraude, trauma y daños psicológicos

2018-06-12

“Y fueron infelices para siempre”. Cómo lograr salir de una relación tóxica. 

 
Si la vida funcionara como un libro de cuentos, la persona de la que nos enamoramos no sería la persona que nos rompiera el corazón. Tristemente, los humanos somos un poco más humanos en ese aspecto.   

Nos enamoramos, nos comprometemos, nos lastimamos, una y otra vez, y, aun así, nos quedamos en esa relación. La gente necesita de otra gente, pero a veces el costo es muy alto.   

Cuando se trata de una relación tóxica, la rotura puede ser de gran alcance. El amor es adictivo. Todas las relaciones se pueden comparar con una adicción, pero a veces el poder de esto puede ser autodestructivo.   

Cuando las relaciones se vuelven sin amor, hostiles, mezquinas o peligrosas, uno pensaría que es fácil irse, pero en realidad pueden ser las relaciones más difíciles de abandonar.    

Una mala relación no se trata de estar en la bajada de los altibajos habituales de las relaciones. Es estar en un estado que constantemente roba tu alegría y te sigue con ese clamor innegable de que así no es como debe ser.   

Saber cuándo irse.   

Algunas veces los signos son claros: abuso emocional y físico, crítica constante, mentir, hacer trampa, inanición emocional. A veces no hay nada notablemente obvio, simplemente algo no se siente bien.    

“Tal vez lo hizo una vez, pero eso terminó hace mucho tiempo”. Las señales pueden estar en la soledad, un dolor de cabeza leve pero constante, la falta de seguridad, la conexión o la intimidad o la distancia entre los dos.   

Independientemente de lo que implica, hay necesidades importantes que permanecen sin ser satisfechas para una de las dos personas en la relación. La relación existe, pero eso es todo lo que hace, y a veces apenas eso. No crece y no se nutre. Se mantiene, no a través del amor y la conexión, sino a través del hábito.   

A veces hay circunstancias que hacen que salir sea difícil. Sin embargo, no hay nada en tu camino que lo impida, excepto tú. Algunas de las señales de que podrías ser adicto a una relación son:   

  • Sabes que es malo, pero te quedas. 
  • Quieres más para ti, pero te quedas. 
  • Hay necesidades importantes en ti que están tan hambrientas (intimidad, conexión, amistad, amor, seguridad, respeto), y sabes que en esta relación se mantendrán de esa manera. Pero te quedas. 
  • Has intentado terminar la relación antes, pero el dolor de estar solo siempre te trae de vuelta.  

Qué hacer cuando irse se siente tan mal como quedarse.  

Dejar cualquier relación es difícil. Dejar una mala relación no es necesariamente más fácil. El cambio de impotente a empoderado es sutil, pero radica en la forma en que experimentas la relación.  

A menudo se necesita tanto ingenio, energía y fuerza para permanecer en una mala relación como lo es para irse. Con un cambio en la mentalidad, la experiencia y las expectativas, los recursos que utiliza para permanecer y evitar la desesperanza de todo esto se pueden utilizar para impulsarlo hacia adelante.    

Estar presente.   

La atracción de vivir en el pasado (como era/como yo era) o en el futuro (mejorará, solo necesito encontrar el interruptor) puede ser espectacular, pero la energía para avanzar existen solo en el presente. Experimenta completamente la relación tal como es, sin necesidad de cambiarla o controlarla.   

Esto puede ser aterrador, especialmente si el entorno en el que te encuentras es hostil o solitario, pero la única manera de estar bien al dejar lo que tienes es experimentar por completo lo roto que está.   

Ninguna relación es perfecta. Todas las parejas luchan y se lastiman, dicen y hacen cosas que no deberían hacer. Esa es una parte normal de vivir y amar juntos. El problema viene con tener que vivir repetidamente en el pasado o en el futuro para tolerar el presente: el abuso, el daño, la inseguridad, los celos, la soledad y el dolor de la relación tal como está, solo para que sea más fácil quedarse.  

 
Mantén un registro.   

Lleva un registro de cómo te sientes en la relación, lo bueno y lo malo. Si escribir no es lo tuyo, toma una foto de tu rostro a la misma hora todos los días. Lo verás en tus ojos.   

Las fotos y los diarios capturarán el detalle íntimo y cotidiano de ti en esta relación específica. Establece un período de tiempo, semanas o meses, y al final echa un vistazo a tus fotos o escritos.    

Pregúntate: ¿Puedes ver patrones? ¿Qué notas sobre las cosas que te duelen y las cosas que te hacen sentir bien? ¿La frecuencia? ¿La intensidad? ¿Puedes ver la vida en ti? ¿Es esta la persona que quieres ser? ¿O es una versión descolorida y triste? Esto puede ayudar a ver tu experiencia en la relación por lo que es, sin los filtros y el ablandamiento que viene con el tiempo.   

Está al tanto de lo que está sucediendo en tu cuerpo. Intenta decirte algo.   

La conexión entre la mente y el cuerpo es poderosa. Si cierras los mensajes que vienen de tu mente, tu cuerpo tomará el control.    

Habrán signos en la forma en que te sostienes, las sensaciones en tu cuerpo (pesadez, angustia, tensión) y la forma en que funciona. ¿Ha disminuido su energía tu cuerpo? ¿Hay dolor físico?¿Te sientes pesado? ¿Inquieto? ¿Cansado? ¿Agotado? ¿Sientes que tu cuerpo se marchita, se arruga o como si se estuviera reteniendo? Si tu cuerpo pudiera hablar, ¿qué querría que supieras?  

Prueba este ejercicio:   

Termina esta frase: 'Mi cuerpo está ... “(cansado/arrugado/adolorido, lo que sea que sientas)”.   

Ahora, mantén tu final, pero reemplaza las palabras, “Mi cuerpo está” con “Yo estoy” o “Mi vida está”. Observa lo que sucede cuando haces esto. 
 
Ponte una fecha límite.   

Es fácil olvidar cuánto tiempo llevas viviendo con lo que no quieres, esperando que algún día sea mejor. Elije tu “hasta aquí”. Pueden ser seis semanas, seis meses, lo que sea adecuado para ti.   

En ese momento, dale a la relación todo lo que tienes. Cuando llegue ese “hasta aquí” sé honesto y actúa desde un lugar de fortaleza, respeto por tí mismo y amor propio. La respuesta estará frente a ti.   

Acepta lo que es.   

Es paradójico, pero cuanto más puedas aceptar dónde estás, mayor será la capacidad de cambio. Esto permitirá que tus decisiones sean impulsadas por información real y precisa, no por una imagen de cuento de hadas de lo que podría ser.    

Acepta tu realidad tal como es, tu relación, tu pareja y lo que significa para ti. Cuando aceptas la verdad, vives la verdad. Esto ampliará tu coraje, fortaleza y capacidad para decidir si esta relación es la mejor opción para ti, o no. Tendrás una claridad que te impulsará hacia adelante, lo que sea que eso signifique.  

OTROS ESTÁN LEYENDO.

-13 enemigos de tu matrimonio

-.Cómo detectar a un psicopata

Lucha por ti.  

Tienes que luchar por las cosas que amas y las cosas en las que crees, pero una de esas cosas tiene que ser tú. Dentro de ti hay más coraje y fuerza de la que jamás necesitarás. Lucha por ti de la forma en que pelearías por cualquiera que ames: feroz, audaz y valientemente.   

Deja de poner excusas.   

Se honesto. ¿Qué quieres de esta relación? ¿Alguna vez fue tuya? ¿Qué tan diferente es lo que quieres de lo que tienes? ¿Y cuánto tiempo ha sido así?.  

Incluso en medio de una tormenta, una relación amorosa todavía se siente cariñosa. A pesar del estrés, el agotamiento, las cosas que hacen o dicen, una relación amorosa tiene una corriente oculta de seguridad, protección y respeto, incluso cuando los tiempos son difíciles. Si no te hace sentir bien, no lo es.  

  
Y finalmente…   

Si la relación se siente mal, entonces es mala para ti. Esa es la única verdad que importa. Todas las relaciones se desarrollarán o lo romperán, pero las relaciones sanas se recuperarán. Se vuelven más cercanas, fuertes y resistentes.   

Las relaciones tienen una cantidad limitada de recursos disponibles: emocionales, físicos, financieros. A veces la relación se verá sacudida por una tormenta y esto podría consumir una gran parte de los recursos que se han acumulado con el tiempo.    

Si la relación es saludable, solo será cuestión de tiempo antes de que se reponga. Si no lo es, se marchitará por la falta de nutrición y eventualmente morirá.    

Solo tú puedes decidir quedarte o irte, pero ten en cuenta tus motivos. Algunas veces, las cosas más valientes, difíciles y que cambian la vida no están en lo que hacemos, sino en lo que dejamos de hacer. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus