2018-10-24

Según podemos ver en las Sagradas Escrituras, el cielo es un lugar hermoso en la otra vida, en el cual cada cristiano debe esforzarse por entrar, aunque sabemos que entraremos por Su gracia. Hemos escuchado interminables historias de cómo podría ser el cielo, y lo hemos visto representado a través de la cultura popular. Sin embargo, ¿qué dice la Palabra de Dios sobre el cielo? ¿Cómo será, cómo llegaremos allí, y… tendremos nuestros mismos cuerpos físicos?

La Biblia tiene las respuestas a estas y otras preguntas. Esto es lo que la Biblia tiene que decir acerca de nuestro próximo hogar.

El cielo tiene tres significados en la Biblia.

La palabra "cielo" se usa para describir varios lugares diferentes en la Biblia. En primer lugar, la Biblia habla de los interminables planetas, estrellas y galaxias del universo como si fueran el cielo. "Cuando considero tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas, que has puesto en su lugar..." (Salmo 8:3).

En segundo lugar, la Biblia habla de la atmósfera que rodea la tierra como expansión y cielo (Génesis 1: 7-8). Este sería el reino donde están las aves y las nubes que rodean a toda la tierra.
Por último, puede significar la morada de Dios. La Biblia dice: "El Señor ha establecido su trono en el cielo, y su reino reina sobre todas las cosas" (Salmo 103:19). El trono de Dios también se menciona en relación con el monte de Dios (Ezequiel 28:16). Este es el cielo invisible al que se refieren la mayoría de los cristianos, y es donde residiremos después de nuestro fallecimiento.

¿Cómo será el cielo?

La cultura típicamente representa el cielo como un lugar elegante donde los ángeles se sientan en las nubes tocando arpas. Será mucho más grande que eso. Para empezar, todas las cosas serán nuevas en el cielo. "Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado. También no había más mar. Entonces yo, Juan, vi la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios, preparada como una novia adornada para su marido" (Apocalipsis 21:2).


En Juan 14:2-3 la Biblia dice que Jesús está construyendo mansiones en el cielo para aquellos que aceptan la salvación. Está preparando edificios reales con materiales tangibles reales para gente real que los habitará. Además, cuando Jesús fue al cielo les dijo a sus discípulos que en el cielo las viñas reales producirán uvas reales para beber vino (Mateo 26:29). La Biblia incluso se refiere al cielo como un país (Hebreos 11:16).

Nos iremos todos juntos en paz al cielo. Isaías 65:25 dice "el lobo y el cordero se apacentarán juntos, el león comerá paja como el buey, y el polvo será el alimento de la serpiente. No dañarán ni destruirán en todo mi santo monte". Isaías continúa en 35:1 acerca de los huertos fructíferos que estarán allí, diciendo "El desierto y la tierra baldía se alegrarán por ellos, y el desierto se regocijará y florecerá como la rosa".

También habrá un canto constante de un grupo de santos ángeles proclamando: ¡ Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir! El propiciatorio en el cielo donde Dios se sienta está rodeado de ángeles que dan gloria al Señor sin cesar. Algunas de ellas son descritas como bestias, llenas de ojos, con seis alas. Nunca descansan en su proclamación de la santidad de Dios (Apocalipsis 4:8-11).

¿Cómo seremos en el cielo?

También tendremos cuerpos físicos en el cielo (Filipenses 3:20-21). No se nos dice exactamente cómo nos veremos en la próxima vida, qué edad pareceremos tener, o si nos veremos delgados o gordos. Sin embargo, sabemos que cualquiera que sea la manera en que nuestra apariencia o salud ha sido alterada como resultado del pecado, ya sea por comer en exceso, malformaciones hereditarias, lesiones, etc., estos rasgos no serán llevados a nuestra apariencia en la próxima vida. 1 Corintios 15:43 describe la transformación de nuestros cuerpos terrenales a nuestros nuevos cuerpos en el cielo de "sembrados en deshonra" a "resucitados en gloria".



Nuestros cuerpos estarán libres de enfermedades, dolor y muerte (1 Corintios 15:40-49). La habilidad del pecado, heredada de Adán (Romanos 5:12), ya no estará con nosotros en el cielo. Seremos hechos según la santidad de Cristo (1 Juan 3:2).

Además, podremos reconocer a nuestros seres queridos perdidos. 1 Corintios 13:12 dice: "Porque ahora vemos en un espejo, tenuemente, pero luego cara a cara. Ahora sé en parte, pero entonces sabré como yo también soy conocido."

¿Cómo se llega al cielo?

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus