¿Cómo sabes si Dios escucha nuestras oraciones?

2020-09-12

Hay cosas que puedes hacer para ayudarte a ti mismo cuando se trata de cómo volver a confiar en alguien que ha traicionado tu confianza. Puede que estés suspicaz en estos días, pero no dejes que eso robe tu paz. Sobre todo, porque la Biblia ya nos advierte sobre esto:

Así dice el Señor:

"¡Maldito el hombre que confía en el hombre!
Maldito el que se apoya en su propia fuerza
y aparta su corazón del Señor!" 
Jeremías 17: 5

¿Quién te ha engañado?

Duele, sea quien sea la persona que te engañó, duele. Pudo haber sido tu esposo, tu madre, padre, tu amigo, jefe o algún ser querido... cualquiera que rompa tu confianza tomará tiempo en reponerse y restablecer los lazos que se han roto.

Cuando depositas tu confianza en esa persona que crees que nunca te hará daño, luego lo hacen y comienza el largo y tortuoso periodo de recuperación.

Si te han engañado y si te estás preguntando si deberías confiar nuevamente, te diré que es importante que permitas curarte y que intentes olvidar el pasado y volver a confiar. Esta es la mejor manera de que te sientas mejor contigo mismo, para que la persona que te traicionó pueda ver que eres capaz de perdonar, así como Dios, nuestro Padre, nos perdona cada día.



"El que perdona la ofensa cultiva el amor;
el que insiste en la ofensa divide a los amigos".
Proverbios 17:9

Me engañaron, ¿vale la pena vengarme?

Por más que te hayan ofendido, "La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena", Chespirito.

Probablemente la persona que te engañó sabe que estás sufriendo, pero también deberían de saber que estás tratando de superar la situación. Deberías hacerles saber que estás dispuesto a trabajar en tu relación y que estás dispuesto a hacer las cosas bien.

¿Qué es la confianza?


En un contexto social moderno, ¿qué es la confianza? Las diferentes definiciones de confianza suelen referirse a una actitud o situación caracterizada por estos tres elementos clave: en primer lugar, una de las partes suele estar dispuesta a confiar en las acciones de la otra parte; en segundo lugar, la relación es entre las dos partes; y en tercer lugar, la relación se centra en el futuro. Estos son los rasgos fundamentales de la confianza. Si bien la definición de confianza es muy variada, puede dividirse en cuatro características principales:

La confianza es un término que se refiere a la capacidad de una persona u organización de asumir compromisos importantes con otra persona u organización. Este tipo de compromiso puede ser por razones comerciales o personales. 

La confianza es, por lo tanto, una disposición a poner su propia confianza en las acciones y decisiones de otra persona, y se basa en una voluntad fundamental de poner sus propios intereses y sentimientos por delante de los de la persona en la que confía.

En otras palabras, la confianza se basa, por lo tanto, en consideraciones tanto emocionales como pragmáticas. La confianza está, por lo tanto, relacionada con la emoción como el apego, el afecto, el respeto, la gratitud, la lealtad, y una combinación de criterios emocionales y prácticos como la seguridad financiera, la seguridad personal o la capacidad de confiar en la otra persona. 

En resumen, ¿qué es la confianza?

Como he mencionado antes, hay muchas definiciones de confianza que provienen de diferentes contextos sociales y económicos. No se trata de un solo concepto, sino de una actitud hacia las relaciones. También puede referirse a la confianza en general; sin embargo, no es un concepto universal. La confianza es una actitud subjetiva hacia una variedad de personas, situaciones y relaciones diferentes, incluidas las que existen entre individuos, organizaciones e incluso culturas. La confianza es el aspecto más importante de las relaciones, porque sin confianza no puede haber ninguna intimidad o conexión verdadera.

Lo más importante, la confianza es una relación basada en la reciprocidad, una relación en la que la otra persona no hace demandas y no retiene nada que haga imposible que la otra parte cumpla sus compromisos.

 


¿Qué dice la Biblia sobre la confianza?

Cuando se trata de relaciones, la confianza es un factor importante. Si no confías en alguien, es casi imposible construir o mantener una relación con esa persona. La Biblia dice mucho sobre la confianza en una relación y cómo mantenerla. 

Algo que llamó mi atención sobre este tema es que la misma Biblia nos advierte que NO CONFIEMOS en los demás.

No creas en tu prójimo,
    ni confíes en tus amigos;
cuídate de lo que hablas
    con la que duerme en tus brazos.
6 El hijo ultraja al padre,
    la hija se rebela contra la madre,
    la nuera contra la suegra,
y los enemigos de cada cual
    están en su propia casa.
Miqueas 7:5-6


Hay mucho que leer en la Biblia sobre la confianza. Muchos de estos libros han sido escritos para diferentes situaciones. Muchas veces la gente usará esta información para entender cómo manejar de forma efectiva sus relaciones, según las directrices de la Biblia. 

Por ejemplo, mucha gente podría buscar respuestas sobre el matrimonio en la Biblia para aprender qué hacer cuando la relación parece estar en problemas. Asimismo, podemos encontrar directrices para manejar tu relación con una persona difícil o un alcohólico.


"Su esposo confía plenamente en ella y no necesita de ganancias mal habidas".
Proverbios 31:11

Es decir, un esposo puede confiar en su esposa si es una mujer piadosa y se preocupa por su familia. Un hombre puede confiar en una mujer virtuosa.

La Biblia nos insta a no confiar en la carne. Mejor debemos poner nuestra confianza en Dios. No obstante, la confianza es buena, ya que una relación cercana requiere de ella, pero debemos saber en quién estamos poniendo esa confianza. En este aspecto es el Espíritu Santo quien nos ayuda a discernir sobre en quién confiar, ya que hay muchos lobos vestidos de cordero.

Por tanto, debemos cuidar nuestro corazón en este asunto, pero vale la pena confiar. Más que nada cuando somos instruidos por el Espíritu Santo.


¿Debo volver a confiar en quien me engañó?

La respuesta en algunos casos es sí, mientras que en otros la respuesta contundente es NO. Aunque sabemos que hacerlo no es fácil.

Si la persona que traicionó tu confianza se muestra arrepentida por el dolor y la pena que te causó; pero no solo eso: también está comprometida a sanar la relación... Entonces la respuesta es sí.

PERO OJO: aunque no vuelvas a confiar en esa persona, debes perdonarla en tu corazón. Te recuerdo que no es necesario que la otra persona te pida perdón, puedes perdonarla.

Ahora bien, cuando la persona se muestre indiferente ante tu dolor. Si aún después de haber traicionado tu confianza sigue queriendo aprovecharse de ti. Entonces, no lo hagas. No confíes en esa persona.

Por último, se paciente. Debes darle tiempo a que curen tus heridas. Mientras tanto, no dejes el odio ni el rencor se apoderen de ti. Ora mucho y pídele a Dios que quite ese dolor de tu corazón, y que te ayude a superar el engaño y que restaure tu relación con esa persona, si es su voluntad.