2020-08-27

Parece que casi todos los días recibo un correo electrónico de alguien pidiéndome una poderosa cita sobre la bondad de Dios. Esto podría ser porque están teniendo dificultades para llevar la Palabra de Dios a su corazón, o porque quieren encontrar una manera de justificar todo el mal que su mundo les ha hecho pasar.

Lo primero que les digo cuando me piden una cita poderosa sobre la bondad de Dios es, "Pregúntale a Dios". Todos tenemos el don o la capacidad, que Dios nos ha dado, para hacer preguntas y obtener respuestas.

Si tienes problemas para pedirle a Dios su ayuda y guía en estos días, recuerda que no eres el único que lo busca. Hay miles de millones de personas en todo el mundo que buscan respuestas, como tú. Pero por desgracia, muchos aún dudan de Su bondad.

“De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira”. Salmos 119:104

¿Por qué sufro tanto, si Dios es tan bueno?
 
Así que, si Dios es tan bueno, ¿por qué nos deja ir por la vida atravesando situaciones tan amargas? La respuesta sencilla es que, Él nos ama y quiere que seamos felices. Y cuando puedas ver el bien que está haciendo en nuestras vidas, te sentirás mucho mejor acerca de cómo vives.

Si tienes problemas para encontrar la manera de convencerte de que Dios es realmente bueno, no hay necesidad de preocuparse. Muchos estudios muestran que la gente que siente la bondad de Dios es mucho más probable que se sienta positiva sobre su propia vida.

Además, si eres como yo, has tenido problemas para encontrar cosas en la vida por las que estar agradecido. Así que en lugar de revolcarse en la negatividad del mundo, podrías intentar centrarte en lo positivo. Algunos ejemplos de citas poderosas sobre la bondad de Dios incluyen, "Dios es bueno y siempre hace algo bueno con sus manos". Es decir, en Génesis 1:31 lo podemos entender mejor: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto”. ¡Todo lo hizo con sus manos!

 


 

Citas poderosas sobre la bondad de Dios
 
“Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos. Hebreos 4:16
 
"Dios es mi amigo y confío en él", esto es muy cierto decirlo porque Él lo dijo primero: “Tú, oh Israel, eres mi siervo, tú, oh Jacob, a quien he escogido, la descendencia de Abrahán, mi amigo” (ISAÍAS 41:8).

¿Eres amigo de Dios? Los amigos de Dios reciben su bondad y misericordia.
¡Dios siempre está a tu lado! “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor, tu Dios, te acompañará dondequiera que vayas. Josué 1:9
Estas citas son sólo algunas de las muchas poderosas palabras sobre la bondad de Dios que puedes encontrar en línea o en tu Biblia. Son una gran manera de entender, tan solo un poco, la mente de Dios.
 
La bondad de Dios es infinita
 
La verdad es que no podemos controlar a Dios. Por eso necesitamos creer en él. Porque cuando creemos en Él, le confiamos nuestra propia vida. Como dice la Biblia, "Dios es amor" y sabemos que Él es nuestro creador y, por lo tanto, lo amamos y confiamos en Él.
Considera que, cuanto más nos acercamos a Dios, más confiamos en Él para todo, desde la salud hasta el éxito. Ya sea para pasar la escuela o para conseguir un mejor trabajo, dependemos de Dios para todo. Vamos a creer que Él quiere que tengamos éxito en cada área de nuestras vidas porque Él es bueno.
Ahora bien, aunque, como consecuencia de nuestra maldad, el mundo parece un caos, Dios lo creó para que fuese bueno. Así que si estás orando para que el mundo cambie y la gente se comporte mejor, entonces estás esencialmente pidiendo que Dios cambie los pensamientos, sentimientos, acciones y circunstancias. Esto está bien, pues pedir que Dios limpie nuestro corazón es algo que debemos hacer todos los días.
Sin embargo, si estás orando para que las cosas cambien a tu favor, cuidado. Debes pedir que se haga Su voluntad, aunque no lo entiendas, Dios siempre es bueno.
 

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes,
ni sus caminos son los míos
—afirma el Señor—.
9 Mis caminos y mis pensamientos
son más altos que los de ustedes;
¡más altos que los cielos sobre la tierra!
 
Isaias 55: 8-9 : 8