Conforme las Sagradas Escrituras, las viejas ciudades, que se piensa que estaban ubicadas en el Mar Muerto, fueron borradas de la faz de la tierra por Dios por el comportamiento pecaminoso de su pueblo. Los descubrimientos preliminares de los científicos estadounidenses sugieren que esta zona fue testigo de una enorme catástrofe hace prácticamente cuatro mil años, que la dejó desierta a lo largo de siglos.

Arqueólogos de la Universidad Trinity Southwest, una corporación cristiana de educación superior en Albuquerque, Nuevo México, han afirmado que la civilización en la zona del Mar Muerto fue destruida hace tres mil setecientos años tras la explosión de un meteorito en la atmosfera.

A lo largo de la asamblea anual de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental en Denver, Colorado, el erudito Phillip Silvia reportó los descubrimientos preliminares de sus excavaciones en el área, que ciertos científicos estiman que son el hogar de las urbes bíblicas de Sodoma y Gomorra. Los resultados sugieren que las antiguas ciudades y asentamientos en la zona de Ghor Medio del Valle del Jordán, donde vivían hasta sesenta y cinco personas en ese tiempo, fueron asoladas por una poderosa ola de calor, viento y partículas, conforme notifica el medio Science News.



El impacto asimismo empujó agua salobre del Mar Fallecido, que devastó el suelo. La explosión, aseveran los estudiosos, "no solo destrozó el cien por ciento de los pueblos de la Edad Media del Bronce, sino asimismo desposeyó a la tierra agrícola de campos que ya antes eran fértiles", notifica Newsweek.


Conforme los científicos, una explosión de meteorito a baja altitud ocasionó la catástrofe que aniquiló la zona, incluyendo la vieja urbe de Tall el-Hammam, donde los estudiosos trabajaron a lo largo de años. Conforme se notifica, la datación por radiocarbono descubrió que las paredes de adobe desaparecieron súbitamente en la ciudad de Middle Ghor, puesto que solo quedaban cimientos de piedra.

Una superficie de porcelana encontrada en el lugar fue fundida en vidrio, lo que puede ser el resultado de temperaturas extremas. Tras la presunta explosión, la gente no retornaría a la zona a lo largo de seiscientos-setecientos años.



La humanidad ha visto múltiples explotes espaciales ya antes. Hace 5 años, un asteroide próximo a la Tierra explotó en la atmosfera cerca de la urbe rusa de Chelyabinsk, apareciendo en los titulares de todo el planeta e inclusive transformándose en una película de Hollywood. El resultado fue que más de mil personas resultaron heridas (en su mayor parte por vidrios rotos de las ventanas destruidas por la onda expansiva). Una explosión más potente se generó en mil novecientos ocho, en el momento en que un asteroide explotó sobre una zona siberiana poco poblada en el río Tunguska, asolando dos mil quilómetros cuadrados.

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus