Mayoría de los cristianos solteros tienen sexo antes del matrimonio, según investigación

2018-04-04

El ajo y el limón nos ofrecen minerales y nutrientes que favorecen a que las uñas crezcan sanas y fuertes y previenen el quiebre y el debilitamiento de las mismas.

Actualmente podemos descubrir una variedad amplia de productos cosméticos que favorecen el endurecimiento de las uñas para prevenir su quiebre y su debilitamiento.

Aunque las mujeres procuran evitarlo, están expuestas de manera continua y se pueden destrozar, no solo por el contacto directo con sustancias químicas, sino también por enfermedades y deficiencias nutricionales.

Aunque les brindamos mucho cuidado con las manicuras y otros tratamientos, a veces tienen que aplicarles algunos remedios adicionales para darles nutrición.
Por suerte, aparte de las opciones convencionales, existen soluciones 100% naturales que, gracias a sus propiedades, favorecen su endurecimiento y ayudan a preservarlas largas y saludables.

En este artículo queremos compartir un mezcla con limón y ajo cuya aplicación continua mejora de manera increíble el aspecto de las uñas débiles.

¡Pruébalo!

Endurecedor con ajo y limón para robustecer las uñas

El endurecedor natural con ajo y limón es una remedio de origen orgánico que facilita la cura de las uñas que tienden a partirse cuando comienzan a crecer.

Esta combinación de interesantes nutrientes esenciales que, tan pronto se aplican, robustecen la capa superficial de la uña, impidiendo su deterioro y descamación.

Este tratamiento natural para tus uñas tiene cantidades muy importantes de compuestos de azufre, dados por el ajo, que mejoran la reparación de la estructura dañada, dándole brillo y fuerza.

Esta sustancia frena los efectos negativos de los radicales libres y, entre otras cosas, limita el crecimiento de hongos y otros agentes infecciosos.

El tratamiento también es una fuente muy importante de vitamina C, un nutriente que ayuda a conservar óptimos los niveles de colágeno, imprescindible para tener uñas largas y fuertes.
Agrega minerales como el magnesio y el calcio que ayudan a preservar el esmalte natural.

De manera adicional añadimos una cápsula de vitamina E, ingrediente con acción antioxidante muy reconocido por su capacidad para regenerar, hidratar y proteger.
¿Cómo se puede preparar este endurecedor casero para las uñas?

La gran ventaja de preparar este endurecedor casero para las uñas es que sus ingredientes son muy económicos si los comparamos con los métodos comerciales que venden en farmacias y tiendas cosméticas.

Más6 exfoliantes caseros para la piel seca

MásUtiliza limón y una cucharada de aceite de oliva para combatir la grasa abdominal

Más: Descubre las mejores recetas para combatir el hígado graso

 

 

Como no contiene sustancias químicas, no causa efectos secundarios y puede aplicarse, incluso, sobre las uñas que tienen sensibilidad.

Ingredientes: 2 dientes de ajo crudos, 1 cápsula de vitamina E, 2 cucharadas de zumo de limón y 1 esmalte de uñas transparente.

Preparación
Machaca los dientes de ajo en un mortero y haz una mezcla con el zumo de limón y el contenido de la cápsula de vitamina E.
Deja que el preparado repose durante 15 o 20 minutos y, luego, lo mezclas con el esmalte de uñas transparente.
Si es necesario, transfiere todo a otro recipiente para que quepa sin inconvenientes.

Modo de aplicación
Limpia las uñas de los esmaltes y decorados, enjuágalas bien con jabón neutro y, luego de secarlas, aplícale una capa fina del endurecedor.
Debes asegurarte de cubrir todas las uñas y dejar actuar el tratamiento unos 3 días.
Luego de este tiempo, limpia el producto, deja las uñas descansar un día y vuelve a usarlo.
Regularmente sigue el tratamiento para obtener, en cuestión de semanas, unas uñas más largas y fuertes.

Otras recomendaciones extras para endurecer las uñas

El empleo de este endurecedor casero es una solución eficaz para las uñas frágiles. No obstante, es muy importante tener en cuenta otros puntos para lograr buenos resultados en muy poco tiempo.

Aunque muchas lo pasan por alto, ciertos hábitos son esenciales para prevenir que las uñas padezcan deterioro en su estructura o algunas alteraciones de color.
Por este motivo, es importante complementar el uso de este producto con: Consumo diario de agua, no menos de 6 a 8 vasos al día, una dieta saludable, que incluya fuentes de antioxidantes, proteínas y minerales esenciales, hidratación diaria, en la superficie y en las cutículas de las uñas, uso de guantes de protección, especialmente al utilizar productos químicos de limpieza.

También es muy importante evitar costumbres dañinas como: Usar las uñas como herramientas de trabajo, morder las uñas, utilizar productos cosméticos con químicos agresivos, cortar las cutículas y mantenerlas sucias.

¿No ves tus uñas crecer como deseas? ¿Se parten cuando menos lo esperas? Si notas algunas señales de debilitamiento, no lo dudes un instante y prepara en casa tu propio endurecedor para mantenerlas fuertes y nutrirlas.

Si a pesar de cuidarlas se siguen quebrando, visita al médico para determinar qué sucede. 
Aunque casi siempre lo pasamos por alto, las uñas débiles pueden ser una alerta de algunas condiciones de salud.