2020-07-06

Fuiste creado por amor. Estás lleno del amor de Dios. De esto, no te quepa la menor duda. Por lo tanto, tu consideración es creer en el amor de Dios y recibirlo.
Así es, Dios ha dejado impreso en ti su amor para que pudieras experimentarlo. Pero te tengo otra buena noticia, Dios anhela tener una relación Padre e hijo o hija contigo. Es decir, tú en Dios y Dios en ti, unidos en el amor. Es por eso por lo que Jesús vino a la tierra para poder restaurar nuestro propósito final de una relación santa con Dios.
 
¿Cómo Jesús extiende la misericordia de Dios a todos nosotros?
 
Jesús nos presenta a Dios como su Padre y tu Padre. Esto significa que Dios quiere ser tu Padre eterno, y quiere que aceptes la posición de su hijo.
Es por esto por lo que tu misión debería ser experimentar y descubrir el amor y la misericordia de Dios; tal como lo hizo Jesús.
Jesús nos revela al Padre a través de Su cuerpo, la iglesia. Asimismo, el Espíritu Santo se proyecta en nosotros a medida que colaboramos obedeciendo los mandamientos que nos da el Señor. Jesús dijo: “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él” (Juan 14:21).
Como podemos ver amar es un mandamiento, y amar es tener misericordia.
 
De hecho, está escrito que Dios es rico en misericordia:

Entonces pasó el SEÑOR por delante de él y proclamó: El SEÑOR, el SEÑOR, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad… (Éxodo 34:6).

 
Este versículo nos muestra claramente la manifestación del amor de Dios. Entendemos que Dios es amor, por tanto, también debemos estar llenos de amor y compasión. Creo que el amor descrito en el Nuevo Testamento, ágape, es amor en forma de compasión.

“Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” 1 Juan 4:7-8.

 

 

Por otro lado, un mandamiento crucial es el siguiente: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el principal mandamiento”.
 
Todo aquel que abrace Su palabra, verdaderamente, el amor de Dios se ejecuta en él. Por esto entendemos que estamos en Él. Cuando Jesús contó la historia del samaritano en Lucas capítulo 10. La culminación de la historia fue que mostró misericordia era un vecino. Aquí nuevamente imaginamos la relación entre el amor y la compasión.

 

Sin embargo, el precio del amor es alto, cuesta asumirlo, pero cuanto más alto entregues, más te sentirás lleno de la presencia de Dios.

Jesucristo nos deja ver una realidad: Si alguien tiene posesiones y no tiene piedad de su hermano necesitado, ¿cómo podemos decir que el amor de Dios está en él?
Cualquier cosa en tu mente que te haga diferir el amor de Dios u otra persona, también restringe la presencia de Dios en ti. Si tienes algún resentimiento contra Dios, eso es orgullo, y estás en gran peligro. La vanidad y el enojo le dan cabida en tu corazón a Satanás.

 

"Enfócate y no actúes": Si se enojan, no cometan el pecado de dejar que el enojo les dure todo el día" (Efesios 4:26).

 

Si no tienes misericordia y te dejas dominar por el enojo, estás levantando una ofensa, entonces estás impidiendo que Dios te llene de su gloria.
En otras palabras, si estás reteniendo la misericordia y compasión por alguien, estás reteniendo el amor.

En resumen: Dios, a pesar de nuestras faltas. A pesar de que pecamos hasta sin querer durante todo el día, nos ama y nos perdona por amor a su Hijo, quien por amor murió en la cruz por nuestros pecados.

Entonces, si Dios, siendo nosotros pecadores por naturaleza, nos perdona, ¿por qué se te hace tan difícil perdonar y tener misericordia por los demás?
Hoy es un buen día para reflexionar y examinar si estamos midiendo a los demás con la vara de la crueldad y la intolerancia. Tomemos nuestro lugar como hijos de Dios y actuemos en todo como lo hace nuestro Padre.