¿Por qué razón despierto a las 2:00 AM y no vuelvo a dormir?

2020-06-21

 ¿Dios en verdad nos habla?

Esta es una de esas preguntas que todos nos hacemos al menos una vez en la vida. ¿Dios puede hablarnos? Y si lo hace, ¿cuáles medios utiliza?
En la Biblia podemos ver cómo Dios conversó con seres humanos como tú y como yo. Le habló a Adán en el Jardín del Edén, le dio instrucciones muy precisas a Noé para construir el arca; también le habló a Moisés desde una zarza ardiente y, no olvidemos a Abraham, quien tuvo que dejar su pueblo, su familia, todo lo que amaba para abrazar un destino desconocido, pero con una fe y una firme confianza en lo que Dios le había prometido.

Si seguimos escudriñando las Escrituras nos encontramos con otro caso extraordinario, Pablo. Este escuchó la voz de Dios cuando iba hacia Damasco. Sin embargo, ya ha pasado mucho tiempo, ¿aún Dios nos habla? ¿Es cierto que les da mensajes a los líderes de nuestras iglesias? Si es así, ¿cómo, cuándo, dónde y por qué nos habla?

Aunque hoy en día no podemos escuchar a Dios de forma audible, lo cierto es que Dios nos habla de muchas maneras, ya que todos somos únicos y tenemos una forma diferente de entender su propósito. Recuerda, Dios es el Padre de la creatividad, por lo que en su soberanía puede utilizar el medio que desee para hablarnos. 

Este concepto es difícil de entender, si estás desesperado por una respuesta porque estás atravesando una crisis en particular. Por otro lado, es mucho más difícil si llevas un tiempo orando y pidiéndole a Dios por algo que, aparentemente, no llega. Es cuando te dices: "¿Por qué Dios no me responde? 
Si quieres escuchar la voz de Dios, te sugerimos que leas estas 7 formas en las que Dios nos habla:


 1. Dios nos habla a través de la Biblia

"Toda Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra" (2 Timoteo 3:16-17).

Por medio de las Escrituras tú y yo podemos escuchar la voz de Dios y saber cómo es Él realmente. Lo mejor de todo es que no importa si eres mexicano, boricua, dominicano, español, peruano, colombiano o chino… Tú puedes escuchar su voz leyendo la Biblia. ¿Y sabes por qué? “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen (Juan 10:27).

Por lo tanto, al leer Su Palabra o al escuchar algún sermón basado en ella, nos percatamos de que Dios nos advierte, nos alienta o nos da una lección de vida a través de Las Escrituras. “Su Palabra es cual martillo que parte la roca en dos, es lámpara que alumbra como faro en la tempestad".

La Biblia es un libro de instrucciones precisas para que nos vaya bien en la vida. Nos equipa para estar preparados en toda buena obra. Dicho de otra forma, Dios nos habla, nos susurra y en ocasiones nos grita a través de su Palabra. No obstante, vas a escuchar muchas veces a pastores y líderes de las iglesias diciendo que "Dios les dijo esto o aquello". 

¿Cómo puedes saber si esto es verdad? La manera más sencilla de saber si ese mensaje realmente viene de Dios es reconociendo que Él no se niega a sí mismo. Dios jamás violará su propia palabra o ignorará sus preceptos. Si es algo contrario a lo escrito en la Biblia, debes dudar porque esa voz no pertenece a Dios.

En todo caso, ¿tienes problemas con la crianza de tus hijos? ¿Tienes problemas en tu trabajo o tienes problemas de pareja? ¿Tienes miedo? Puedes encontrar la respuesta en El Libro de los Salmos o en los Proverbios.

"Clama a mí y Yo te responderé", es su promesa, por lo que debes estar atento a su respuesta, la cual podría llegar a través de la Biblia.

2. Dios nos habla a través de su Creación

 Tan solo con observar la Creación por unos instantes, te das cuenta de su gran poder. Son demasiados los detalles, la perfección y la asombrosa belleza de su Creación.
"Porque desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa" (Romanos 1:20).

3. Dios te habla a través de su Hijo, Jesucristo

Dios en el pasado habló a su pueblo por medio de los profetas. De hecho, muchos no entienden el plan de salvación. Es más, no se han enterado de que El Nuevo Testamento es el fiel cumplimiento de este plan especial a través de su Hijo. 

"Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, 2 en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A este lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo". 

4. Dios nos habla a través del testimonio de los que en Él creen

Dios puede hablarte a través de un maestro, un predicador o de algún amigo o hermano de la iglesia. Recibimos de Dios una bendición, una advertencia o una palabra profética que cambiará por completo nuestras vidas. Pero una vez más, sus palabras deben estar alineadas con las Escrituras.
¿Cómo deben ser estas palabras? La respuesta está en Santiago 3:17.

"Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía".
En otras palabras, si eres su hijo, hija, Dios te ama incondicionalmente y hoy mismo quiere hablarte, pero muchas veces debemos apagar la voz o las voces en nuestra cabeza para comenzar a escuchar la voz de Dios. Igualmente, El Espíritu Santo NO reposa sobre cabeza revuelta.

5- Dios habla a través de la música

Años atrás no me había percatado del poder que tienen las alabanzas de adoración. Verdaderamente, puedes sentir su presencia mientras alabas con canciones edificantes.
De hecho, una canción muy famosa nos insta a alabar en todo tiempo:

"Dios no rechaza oración
Oración es alimento
Nunca vi un justo sin respuesta
O quedar en sufrimiento...

...Oh, alaba
Simplemente alaba
Estás llorando, alaba
En la prueba alaba
Estás sufriendo alaba
No importa, alaba
Tu alabanza él escuchará.
¡Qué hermoso! Bien lo dice el dicho: "El que canta, ora dos veces". 

Asimismo, recuerdas la historia del Rey Josafat, quien debía enfrentar un gran ejército enemigo, pero valientemente declaró que sus ojos estaban puestos en su Dios. 
"Después de consultar con el pueblo, designó a algunos que cantaran al Señor y a algunos que le alabaran en vestiduras santas, conforme salían delante del ejército y que dijeran: «Den gracias al Señor, porque para siempre es Su misericordia»" (2 Crónicas 20:21).
 Todos conocemos el resultado en esta historia: Josafat derrotó a sus enemigos. ¡Dios le dio la victoria!

6- Dios habla a través de su Espíritu

"Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles (Romanos 8:26)".

Su Santo Espíritu nos ayuda a tomar las decisiones correctas. Es el Espíritu Santo quien nos advierte y nos empuja a hacer lo correcto. Por tanto, no estamos solos, Jesús nos dejó El Consolador que nos asiste en todas nuestras tribulaciones.

A través de la oración o mediante la combinación de ayuno y oración nuestra mente puede ver más claramente la situación que nos afecta. La oración hace que nuestro corazón se haga más sensible a las cosas de nuestro Padre Celestial.
Probablemente, no escuches la voz audible de Dios mientras oras, pero estoy seguro de que recordarás algún versículo que podrás aplicar en tu vida para salir de esa tribulación.

7. Dios te habla a través de las circunstancias

Muchas veces somos víctimas de nuestras propias decisiones, pues cuando decidimos sin consultarlo con Él, por lo general, nos va mal. Pero esto no ocurre siempre, gracias a su infinita misericordia.

Otras veces, vienen a nosotros situaciones inexplicables que nos hacen reflexionar sobre la manera en la que estamos actuando. Quizás pienses que esas circunstancias son injustas y no tienen que ver nada contigo, pero Dios utiliza situaciones que, aparentemente, son malas para nosotros pero el propósito es el de ayudar a alguien más.

Tan solo debemos estar atentos y permanecer en su Palabra. Espera en Él, pues Dios es fiel y no te desamparará. Cuando menos lo pienses entenderás claramente qué está pasando, solo pídele a Dios que alinee tus pensamientos con sus pensamientos y que se haga su voluntad en tu vida.
Espero que este artículo te ayude a escuchar la voz de Dios. Si ya la has escuchado, comenta y comparte tu experiencia con otros que, al igual que tú, tienen sed de Dios.