Frases de apoyo para tu pareja en momentos difíciles

2020-11-10

Descubrí que estas seis formas de minimizar el pecado son muy instructivas con respecto a la santidad. Tómese un momento e investigue su lucha contra el pecado, y cómo tiende a minimizar el pecado. Desarrolle una estrategia deliberada para abstenerse de ellos.

Esconder

Por lo general, escondo tanto como puedo sobre mi vida, especialmente las cosas malas. Se diferencia de pretender en que el objetivo es impresionar. Ocultar tiene que ver más con la vergüenza.

No creo que la gente acepte mi verdadero yo y lo cubro.


No defienda lo mal hecho

Tengo dificultad para obtener retroalimentación sobre las debilidades o los pecados que he cometido. Cuando me enfrento a mí mismo, mi tendencia es explicar cosas, hablar sobre mis éxitos o justificar mis acciones.

Como resultado, no toco esos temas. Muy raras veces tengo conversaciones sobre cosas difíciles en mi vida.

Pretender

Me esfuerzo por mantener las actuaciones, mantener una imagen respetable. Mi comportamiento está en cierta medida impulsado por lo que creo que a otros les gusta de mí. No me gusta reflexionar sobre mi vida. Como resultado, no hay muchas personas que me conozcan verdaderamente (es posible que ni siquiera conozcan el verdadero yo).



Culpar


Soy rápido culpando a los demás por el pecado o por las circunstancias. Tengo dificultad en "aceptar" mis contribuciones al pecado o conflicto. Hay un elemento de orgullo que asume que no es mi culpa Y / O un elemento de miedo a ser rechazado, si es mi culpa.
Exageración

Acostumbro a pensar (y hablar) más a mí mismo de lo que debería. Hago cosas (buenas y malas) se vean más grandes de lo que son (por lo general, para llamar la atención). Como resultado, las cosas frecuentemente reciben más atención de la que merecen y tienen una manera de hacerme sentir estresado o preocupado.


Minimización

Acostumbro a minimizar el pecado o las circunstancias en mi vida,
como si fueran "normales" o "no tan malas". Como resultado, las cosas con frecuencia no reciben la atención que merecen, y tienden a sentirse abrumados.



Este extracto es tomado del excelente estudio llamado Vida centrada en el Evangelio, por Tim Brister. Este pastor ha servido en la Iglesia Bautista Grace desde junio de 2008.