En tiempos de prueba: Nuestro socorro viene del SEÑOR

2017-08-05

La mayoría de los adultos en los Estados Unidos han reportado que toman un suplemento dietético en forma regular o cada día. De hecho, los estadounidenses gastan más de $ 30 mil millones de dólares por año en los suplementos dietéticos. Pero, un momento, sólo porque las masas están gastando cantidades astronómicas de dinero en productos de reputación cada vez más dudosa, ¿significa que usted también debe unirse a la fiesta? Aquí le presentamos cinco razones por las cuales la mayoría de los suplementos alimenticios son una pérdida de tiempo y dinero:

1.) Usted no necesita suplementos
Seguramente usted tiene un amigo que come comida rápida, pero no solo eso, su amigo compensa su falta añadiendo un refresco dietético. Al igual que la soda dietética no deshace las malas opciones alimenticias, los suplementos dietéticos no sustituyen comidas ni meriendas sanas. Como su nombre lo indica, los suplementos están destinados a complementar, no reemplazar la elección de alimentos saludables.
Por supuesto, es más fácil tomarse una píldora que preparar un plato equilibrado de alimentos ricos en proteínas magras, productos frescos y cereales integrales. Sin embargo, la gran mayoría de los adultos sanos pueden -y deben- obtener todos los nutrientes que necesitan solo de los alimentos.

Por supuesto, hay circunstancias en las que se indica un suplemento dietético, pero en la gran mayoría de los casos estos tienen que ver con el tratamiento de una deficiencia de nutrientes diagnosticada. Algunas situaciones en las que un suplemento puede ser útil:
-Los ácidos grasos omega-3 para las personas en situación de riesgo para la enfermedad cardíaca que no consumen pescado.
-Los suplementos de hierro, si se diagnostica con deficiencia de hierro
-Las vitaminas prenatales con ácido fólico, antes y durante el embarazo.

-El calcio y la vitamina D para las personas en riesgo o que padecen osteoporosis.
-Flúor para los niños mayores que viven en áreas donde no está fluorada el suministro de agua municipal.
-La vitamina B12 para los vegetarianos o veganos y los adultos mayores con niveles bajos de vitamina B12.
-La vitamina K en una única dosis profiláctica para los recién nacidos para prevenir la hemorragia.

2.) Algunos suplementos pueden causar toxicidad
En un ambiente donde "más" se percibe a menudo como "mejor", los consumidores tienden a pensar que, si un suplemento proporciona 100% de sus necesidades, entonces algo que proporciona 1000% debe ser 10 veces mejor. La verdad es que no funciona de esa manera con los suplementos.
No hay datos que respalden o apoyen la megadosing de suplementos para los resultados de salud (Megadosing se considera, por lo general, como la práctica de consumir 10 veces o más la cantidad recomendada de un suplemento vitamínico o mineral). Cuando se toma en altas dosis, algunos suplementos de vitamina solubles en grasa como la vitamina A pueden causar daños al acumular niveles tóxicos en el cuerpo. E incluso las vitaminas solubles en agua (que se excreta a través de la orina si usted consume demasiado) todavía pueden tener efectos negativos en su cuerpo. Por ejemplo, la vitamina C nutritiva soluble en agua puede causar diarrea y otras molestias gastrointestinales, si se consumen en niveles altos.
Si usted toma vitaminas y/o suplementos minerales, sería prudente que se mantenga por debajo de los niveles de consumo máximo tolerable recomendados por el Instituto Nacional de la Salud, quienes le dicen la ingesta máxima diaria que debes ingerir. Basándose en la investigación disponible.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

6 Remedios caseros para eliminar las piedras en los riñones
Mira qué pasa si envuelves tus dientes en papel de aluminio

Los suplementos también pueden dañar a las personas que tienen ciertos problemas de salud, o que toman medicamentos de prescripción para esas afecciones. Por ejemplo, alguien que toma el diluyente de la sangre Coumadin podrían experimentar daños graves por los altos niveles de vitamina K, que promueve la coagulación de la sangre.
La eficacia de los medicamentos aparentemente administrados puede ser alterado si se toma en conjunto con ciertos suplementos. Por ejemplo, los anticonceptivos orales como método anticonceptivo pueden volverse inactivo, si se toma con el suplemento de hierba de San Juan. Por lo tanto, la hierba de San Juan puede interferir con otros medicamentos, incluyendo antidepresivos, causando que no funcionen como es debido.

Las mujeres embarazadas y lactantes deben ser especialmente cuidadosas con los suplementos, incluyendo suplementos herbales, al tiempo que toma una vitamina prenatal con hierro y ácido fólico (lo cual es siempre una buena idea durante el embarazo). La capacidad de otros agentes en los suplementos de atravesar la placenta o transmitirse a través de la leche materna puede suponer una amenaza para su bebé lactante o el bebé nonato. La mayoría de los productos de suplementos no han sido probados en poblaciones como las mujeres embarazadas y las madres lactantes o bebés y niños pequeños, y los individuos en estos grupos deben evitarlos.

3.) “Natural” no significa nada
En el mundo de los suplementos, no existe una definición legalmente defendible para el término "natural". De hecho, cuando se trata de la industria de productos naturales, la palabra "natural" a menudo no significa nada. La percepción de un producto de suplemento natural es que no se fabrica artificialmente. Esto es muy irónico, dado que la gran mayoría de los suplementos dietéticos son creados sintéticamente en un entorno de laboratorio y es probable que no contengan ningún ingrediente natural de origen vegetal o no sintético.

4) Ingredientes activos y las cantidades son a menudo desconocidas
Si usted acostumbra a utilizar suplementos, échele un vistazo a los suplementos que usted toma. Pregúntese: "¿Por qué estoy tomando este suplemento? ¿Hay datos basados en evidencias para apoyar el uso de este suplemento? ¿Hay un cuerpo establecido o literatura publicada y revisada por expertos que prueben que funciona este suplemento? Y, por último, ¿El frasco de su complemento contiene en realidad lo que dice la etiqueta?

Esa última pregunta nos lleva al siguiente punto acerca de por qué la mayoría de los suplementos son una pérdida de tiempo y dinero: Los fabricantes de suplementos no tienen que revelar las cantidades de ingredientes, o incluso a veces los ingredientes exactos en sus productos. Una práctica bien conocida en la industria de los suplementos es ocultar información detrás del término "mezcla patentada". Citando protección de los ingredientes y fórmulas secretas. Los fabricantes no están obligados a revelar la cantidad, o incluso lo que está en las botellas que están vendiendo.

Para reconocer los beneficios reales para la salud, algunos productos de suplementos van tan lejos como para incluir medicamentos con receta en sus ingredientes. El extracto de arroz de levadura roja, que pretende controlar el colesterol, se ha descubierto que en realidad contiene estatinas. Las estatinas son medicamentos recetados que no deben incluirse ni venderse en productos de suplementos alimenticios de venta libre. Este suplemento ayuda a reducir el colesterol, pero sólo porque incluye un medicamento recetado que fue desarrollado para reducir el colesterol.

Otro ejemplo es el clembuterol (que también garantiza aumentar la masa muscular) como otros activos considerados “medicamentos” son dopantes, y estos están terminantemente vedados en disciplinas deportivas profesionales. Los suplementos alimenticios deben tratarse siempre con sumo cuidado.

5.) Los suplementos no previenen la enfermedad
Aunque los suplementos se confunden frecuentemente con las drogas, los suplementos no son medicamentos. Según La FDA de los Estados Unidos (Food and Drug Administration), el organismo encargado de supervisar la industria de los suplementos. Estos "No pretenden tratar, diagnosticar, mitigar, prevenir o curar enfermedades".

Si usted lee la letra pequeña en su frasco de suplemento, usted encontrará esta declaración exacta de la FDA. Pero los fabricantes de suplementos tienen gran libertad en la comercialización de estos productos, lo que implica a menudo la relación suplemento-resultado para la salud.

Si bien hay ciertas afirmaciones de salud de que algunos suplementos pueden ser beneficiosos, estas afirmaciones son pocas y distantes entre sí; y se aplican a sólo una pequeña fracción de los suplementos reales que se venden cada año. 

Conviértase en un consumidor informado y vea si el suplemento que usted está tomando está avalado por la FDA. 
Cuando se trata de suplementos deportivos, la mayoría son tan innecesario. Si bien hay algunos datos que apoyan el uso de la creatina en eventos deportivos que requieren un arranque de velocidad, un batido de proteínas después de su entrenamiento de por sí no construye el músculo. Las proteínas dietéticas juegan un papel en la recuperación muscular, pero es el movimiento repetitivo y el estrés en los músculos lo que con el tiempo construye la masa, no es su bebida proteica.

Es fácil que se sienta abrumado por la gran variedad de suplementos dietéticos y deportivos disponibles en el mercado. Pero sólo porque usted no ha oído hablar de un suplemento "de vanguardia", o no puede pronunciar su nombre, no significa que usted necesite comprarlo. el rendimiento deportivo y una salud óptima provienen de un trabajo duro y de un cuerpo alimentado con buena comida, no con pociones o píldoras costosas e innecesarias.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

4 Bebidas naturales que necesitas tomar en ayunas para adelgazar. ¡Anota!

Mira por qué no debes comerte las uñas... es realmente peligroso