Arrestan pastor por estafar inversionistas de habla hispana

2018-05-21

Es fácil acumular kilos de más cuando compulsivamente comes entre comidas. Aquí hay cinco estrategias simples que pueden ayudar a frenar los antojos no saludables y, en última instancia, ayudarlo a dejar de comer bocadillos entre comidas. 

 No compre bocadillos por impulso. 

Esto incluye el no parar en la panadería para comprar un postre azucarado. No hay dulces o chocolates que puedan saciar tu antojo y a la vez ayudarte a perder peso efectivamente. No hay pizza en tu pizzería local que haga lo mismo. Este tipo de alimentación compulsiva e insalubre causa muchos de nuestros problemas de peso. 

 
Avóquese a las sopas para saciar sus antojos. 

Cuando anheles comida reconfortante, calienta un plato grande de sopa hecha con muchas verduras y frijoles. Es sabroso, abundante, alto en nutrición y bajo en grasa.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

¿Cómo quitar las manchas de las manos y brazos? ESAS ERAN MIS MANOS 15 DÍAS ANTES DE APLICAR ESTE REMEDIO CASERO

Descubre cuáles son los mejores remedios caseros para destapar las arterias

Mira por qué te pican los oídos

 

Compre nueces con cáscara. 

 

El esfuerzo para romper las conchas y extraer la nuez sin romperla es altamente terapéutico y distrae. Además, los frutos secos son bocadillos muy saludables, con moderación, por supuesto. 

Elija nueces, almendras, pacanas, nueces de Brasil o avellanas. Los cacahuetes y los pistachos se abren demasiado rápido y llevan a que puedas comer en exceso fácilmente. 

Deshágase de los bocadillos de baja nutrición. 

Haga una auditoría de su refrigerador y despensa y deshágase del helado, los dulces, las patatas fritas, las galletas, las rosquillas, el pastel y cualquier otro refrigerio salado o azucarado que le tiente a comer entre las comidas. 

Estos son alimentos que, por lo general, comemos compulsivamente y que nos hacen tener sobrepeso. A partir de ahora, tome la decisión consciente de comer estos alimentos solo cuando se los ofrezcan en un evento especial. 

 Sea un comensal quisquilloso. 

 Los padres se quejan de los niños que son muy quisquillosos al comer, pero usted no es un niño, y se debe a usted mismo ser meticuloso acerca de lo que ponen en su plato. Como regla general, si no luce bien, no se lo coma. Y tómese su tiempo mientras lo hace; hay amplios estudios que asocian el comer rápidamente con el aumento de peso. 

Con estos simples, pero eficientes cambios en su manera de comer y merendar, verá cambios en su peso e incluso en su estado de ánimo y energía durante el día.