“El matrimonio también es pensar en quién empujará la silla de ruedas”, dice Céline Dion

2020-10-31

Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos. Colosenses 3:14-15

Para cultivar el agradecimiento en nuestras vidas debemos tener el deseo y la voluntad de hacerlo. Gracias, no es una palabra, es una acción. Dar gracias de corazón entendiendo que Dios es el que hace todo posible y nos bendice aun sin merecerlo. 

Cómo llevar una vida agradecida:

1- Cultiva la Palabra de Dios: 

La gratitud es un fruto del Espíritu Santo, y, para ser más agradecidos, necesitamos conocer por qué debemos dar gracias. Es cierto que todo bajo la luz del sol es vanidad, pero es muy diferente estar bajo el sol sin el propósito correcto y teniendo una vida basada en vanidades, que estar bajo el ardiente sol, pero con el propósito de vida correcto y una mano que te protege y que te cubre para que no te quemes. 

Deseen con ansias la leche pura de la Palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación,ahora que han probado lo bueno que es el Señor. 1 Pedro 2:2-3

2- Dar por gracia lo que por gracia recibimos:

Un corazón agradecido también es un corazón generoso. No solo debemos ser generosos con los bienes que tenemos, también debemos ser generosos compartiendo el regalo de la salvación con los demás y dar por gracia lo que por gracia recibimos. 

Así como un día encontraste la luz de Cristo y recibiste Su amor inmerecido, los demás necesitan encontrar esa gracia. Debemos llevar el Evangelio y cultivar la semilla de la cruz en los corazones de nuestros prójimos.



3- Mirar a través de los ojos de Cristo:

Los ojos de Dios son perfectos, Sus caminos son más altos que los nuestros e indescriptibles, pero Él nos ha dado las Escrituras para que miremos lo que es correcto y en que debemos centrarnos. La forma en que vemos las cosas, nuestros pensamientos y malas intenciones son destruidos y reconstruidos cuando se lee la Palabra de verdad. 

La Biblia nos quita la venda de los ojos y nos guía en el camino correcto, en el camino que agradece al Padre en todo tiempo, nos transforma y pone nuestros ojos frente a la cruz.

Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:12


4- Cuida tu corazón:

Guarda tu corazón para que este no sea corrompido, de él mana la vida, lo que piensas, tus intenciones, lo que dices viene no solo de tu mente y de tu boca, sino también de tu corazón. (Proverbios 4:23)

La forma en la que enfrentas las dificultades y la tensión de la rutina podrían destruirte y alejar tus ojos de la cruz, poniéndolos en las locuras del hombre y de sus débiles emociones que lo llevan a pecar, una y otra vez. 

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida. Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas. Salmos 139:23-24

5-Ora:

Pídele a Dios que ponga en ti el deseo de amar y de agradecer. Que Su nombre sea glorificado en tu vida. Reconócelo como el Dios Todopoderoso que es y encuentra complacencia en Sus bendiciones.