9 Consejos Para Reconciliarte con Tu Pareja Después de Una Pelea ¡Funcionan!

2020-06-30

Pixabay.com 

Aunque ahora pensemos que esto de la pandemia es algo nuevo, no lo es. Desde hace mucho tiempo la historia viene registrando sucesos impactantes que han cambiado el rumbo de la humanidad, entre estos eventos se encuentran las pandemias. 

Una de las más famosas fue la pandemia de La Peste Negra, la cual fue una enfermedad terrible que se propagó en Europa en el siglo XIV y mató a millones de personas en pocos años.  
Al momento de La Peste, Europa ya se encontraba luchando contra otras enfermedades endémicas que le azotaban: el sarampión, la gripe, la disentería y la lepra. No obstante, cuando el mundo respiraba aliviado tras creer que aquellos años de destrucción y muerte no volverían, surgió un último brote a principios del siglo XVIII. Por gracia, este no se manifestó con la violencia con la que atacó la primera vez, aquella horrible ocasión en la que millones de personas, pobres y ricos, perdieron la vida entre 1346-1353. 

2020... ¿qué cosas han cambiado con la pandemia del Coronavirus?

Giovanni Boccaccio, autor del Decamerón, relata sobre la cura de La Peste, y en contraste con lo que nos pasa hoy en día, dice: "Para curar estos males no valía ni consejo médico ni medicina alguna". Es interesante, porque este autor vivió en carne propia esa pandemia, fue testigo, a diferencia de otros autores, de lo sucedido.

Es un poco aterrador pensar que en este siglo XXI, con tanta ciencia, con tantos avances tecnológicos... estamos casi igual que como estábamos en el siglo XIV, con muchísimas limitaciones y con muchas dudas que, hoy en día, también nos roban la paz... 

En fin, el panorama en aquel tiempo era terrible, pues eran más los que fallecían que los que se curaban. Es decir, eran pocos los que se sobrevivían, pues casi todos antes del tercer día de los síntomas y señales, fallecían. Aparecían las bubas, la alta fiebre y al tercer día la persona perdía la batalla.

Tal y como sucede hoy en día, millones atribuyen el origen de esta pandemia a innumerables fuentes: la contaminación del aire, orígenes astrológicos, bíblicos y hasta se habla de la creación del virus Covid 19 en un laboratorio. En fin, sea cual sea el origen no debemos temer. Más bien debemos prevenir y poner nuestra confianza en Dios, pues así como ocurrió durante la pandemia de La Peste, del mismo modo sucederá hoy, lo superaremos con el favor de Dios.

Ahora que la cuarentena en muchos países se está "relajando", mientras intentamos seguir adelante, hay cosas que debemos analizar, entre ellas, las cosas que han cambiado la forma en la que veíamos este mundo.



Pixabay.com


5 cosas que suceden en una pandemia 

1. Nuestra capacidad de reinventarnos

Ciertamente, hemos tenido que volver a lo básico. Muchos han aprovechado las cosas buenas que tiene la tecnología y han seguido generando ingresos para sus familias desde sus hogares. Ahora que la economía mundial se ha visto amenazada el ingenio de muchas personas ha sobresalido, pues en cada pandemia se ha visto cómo la imaginación humana, no tiene límites.

2. Amar y conocer a nuestros vecinos

Ahora que hemos sido sacudidos violentamente por las circunstancias, has tenido tiempo para conocer a tus vecinos. Es buena idea que trabajes en mantener esa amistad, pues es Dios mismo que quiere que sigas cultivando amistades, llevando el mensaje de esperanza del Evangelio.

3. Tiempo para cuidar nuestra salud espiritual

Debo confesar que, al principio de esta pandemia, los medios sociales me estresaban. Ver el pánico en otras personas me llenaba de tristeza. Pero también pude ver que podía compartir un rayito de esperanza. De hecho, pude ser utilizado como instrumento para llegar a millones de personas que, por un momento, habían desviado su vista de Cristo.
Por Su gracia, pude bendecir la vida de personas que han llegado a pensar que no son capaces de manejar esta situación. Pero te recuerdo que en Jesús hay esperanzas.

¿Por qué voy a inquietarme?
¿Por qué me voy a angustiar?
En Dios pondré mi esperanza,
y todavía lo alabaré.
¡Él es mi Salvador y mi Dios! Salmos 42:11


Asimismo, he tenido tiempo de nutrirme de La Palabra. Al estar en casa, además de limpiar gavetas y armarios he tenido un tiempo increíble en oración y mis devocionales han tenido un mayor significado. Creo que al igual que yo, también tú has tenido tiempo de pasar más tiempo con la familia y valorarla.

4. Amar a nuestros vecinos y amigos más cercanos

He sido testigo de lo que es en verdad una amistad sincera y desinteresada al ver cómo, a principios de la pandemia, los vecinos "más sanos" iban al supermercado y farmacias a comprar los alimentos y medicamentos de los vecinos que tenían problemas de salud. Ver ese amor por el prójimo me devolvió la confianza en Dios, me hizo entender que Él, a pesar de las circunstancias, sigue teniendo el control. 
Ciertamente, el sacrificio como ofrenda no se ordena en la Biblia, pero es algo que se recomienda. ¿Recuerdas cómo Jesús elogió a la viuda que dio en ofrenda todo lo que tenía?
¡Cómo a Dios no va a agradarle un sacrificio de amor por el prójimo! Él nos manda a amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos.


5. Agradecer en todo tiempo

Esta crisis nos ha enseñado a agradecer en todo tiempo. "Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús". 1 Tesalonicenses 5:18
Este es un buen momento para poner en práctica este versículo. Pablo lo escribió cuando enfrentaba persecución. Debemos agradecer cada día que, por su misericordia, estamos vivos, junto a nuestros seres queridos dando honra y gloria a nuestro creador por derramar sobre nosotros todos los días su gracia, cuidándonos y librándonos de todo mal.
Esperamos que este artículo te haya servido de edificación. Recuerda que cada desafío nos brinda la oportunidad de servir y crecer en Su Palabra. Que Dios nos ayude a aprovechar estas oportunidades para su gloria.