Razones Por Las Cuales Las Mujeres Duran Más Que Los Hombres

2017-09-06
1.- Como te portas mal, ya no te quiero.

¡Oh, qué bien! (Solo te quiero cuando haces los que te digo). Luego de algo como esto el niño va hacer lo que sea con un grandísimo esfuerzo para actuar de una manera (correcta), olvidándose de todos sus deseos, aspiraciones, y necesidades como cualquier niño; con el fin de poder saber qué es lo que quieren sus padres.

Esta frase provocará que el niño solo piense en satisfacer a los demás.

En su crecimiento, esto provocará que el niño solo piense en satisfacer a los demás en lugar de luchar por sus propios deseos.

2.- Mi osito, mi gallinita, idiota, feo,...etc.

Todos sabemos que la intención con la que se les llama así no es mala, cada uno de esos sobrenombres le quitan una gran parte de la personalidad del niño. Es algo así como si el niño no estuviera sino que lo que está es un objeto.

Por otro lado, obligarás a tu hijo a luchar contra un apodo que más tarde podría avergonzarlo, pues estos apodos “simpáticos”, se quedan en la familia.

No llames así a tus hijos...

Al principio de sus vidas como niños que son, tus hijos aceptaran todo tipo de calificativo, sin ningún problema, ya que su confianza está absolutamente puesta en ti como padre. Si en lugar de corregirlo y enseñarlo le dicen cosas como “si eres bruto” o “que tonto eres” tarde o temprano terminaran creyendo lo que le dicen. Un claro ejemplo: una madre le dice a su hijo "eres un cobarde" al pasar el tiempo al presentarse ante una visita la forma fue la siguiente (hola, me llamo Andrés y soy un cobarde), si ves que tu hijo está realizando o comentado cosas como estas, es momento de que pienses en cómo está la relación con tus hijos.

3.- Mira, Carmen Amelia obtuvo 10 en el examen y tú un 8.

La gran mayoría de los padres realizan las cosas con la mejor intención del mundo. Sin embargo, ellos tuvieron una infancia similar y por eso actúan de forma aduladora como "no hay nada malo, a mí me solían decir eso y mira soy una gran persona".

Los niños siempre se van a sentirse mal al notar que lo comparan con algún compañero.

Es por que con el pasar del tiempo lograron olvidar lo feo que se siente cuando los padres tienden a hacer actos de rechazo al decir: "sabes algo? Tal niño es mejor que tú". Los niños siempre se van a sentirse mal al notar que lo comparan con algún compañero, con un hermano o primo. Lo malo de todo esto es que en su etapa de adultez se seguirán comparando, pero nunca a su favor. 

4.- A tu edad, me iba muy bien en la escuela.

Desde los primeros meses hasta los 6 años de un niño, ven a su padre o a su madre como un superheróe. Los pequeños creen que los padres lo saben todo y son ellos mismos, quienes los enseñan a relacionarse con el mundo.

El niño puede interpretarla como que el padre establece una competencia entre padre e hijo.

La frase de cuando “yo tenía tu edad me iba muy bien en la escuela”, el niño puede interpretarla como que el padre establece una competencia entre padre e hijo. Es como si el padre le dijera a su hijo o hija: "Nunca vas a poder ser como yo, no importa cuanto te esfuerces, yo soy mejor que tú".

5.- No me avergüences

Con esto prácticamente le dices al niño que te avergüenza y eso no es correcto.

No le digas a tus hijos que son una vergüenza...

Esto es cohibir al niño de demostrar su propia personalidad, de mostrar lo que realmente son y no podrán en un futuro desarrollarse en distintas situaciones que se le presenten por vergüenza.

6.- Eres igual a tu padre o madre.

Esta es una frase muy claridosa casi siempre los que suelen decirla es porque su relación matrimonial está mal en una gran parte, y esto, lamentándolo mucho es transmitido a los niños.

7.- "Eres igual a tu padre"...

Los padres pueden tratar de arreglar sus problemas de otra forma, pero no diciéndole cualquier disparate como este a su niño. Si la madre utiliza cosas como "eres tan terco como tú papá" quiere decir que es casi imposible llegar a un acuerdo con su papá, pero la pregunta del millón es ¿será que el niño quiere ser como su papa, malo y que nunca se puede llegar a un acuerdo? ¿Qué se imaginará una niña si escucha hablar así de los hombres? No es necesario que se utilicen este tipo de comentarios que afectan mucho la formación mental de los niños.

8.- Si no te comes la sopa, serás débil y tonto.

Recuerdo que tenía una amiga que su madre siempre le solía decir: "si no te comes el pan, él correrá detrás de ti toda la noche”.

Frases que crean malos hábitos alimenticios.

Aunque suene muy bobo, sus padres lograron lo contrario a lo que querían con esta frase; además, casi siempre son dichas por abuelos que en su infancia pasaron mucha hambre. De esa forma van trasmitiendo su trauma de generación tras generación. Nunca es bueno utilizar estas técnicas porque crean daños psicológicos y alimenticios.

9.- Si te portas mal, llamamos al coco para que te lleve.

Esta frase lo que hace es que el niño crea que solo es valioso y bueno cuando obedece a todas las peticiones de sus padres.

«Si te portas mal, llamamos al coco para que te lleve».

Decir esto, solo logrará que los niños hagan los que los demás quieren que haga y terminan siendo personas muy inseguras en la vida sin saber lo que en realidad quieren ser.

10.- En la casa arreglamos.

Esto habla de que los padres tienen el control absoluto de todo sin importar lo que los niños piensen o quieran. Ellos castigan o perdonan sin importar lo que el niño pueda sentir.

«En la casa arreglamos»...

La frase "En la casa arreglamos" puede ocasionar un efecto secundario, y es que la adultez presentan problemas con sus jefes,  porque la figura paterna que tuvieron les trasmitió inseguridad y en el futuro trataran de consentir todas las peticiones que le hagan los demás con el temor siempre de, si no lo hacen, serán castigados.

11.- Vete a tu habitación, no te quiero ver ni escuchar.

Prácticamente, lo que se quiere decir con esto es: «¡Me arruinaste la vida, desaparece! ¡No deberías existir!».

Con esta frase su hijo se sentirá rechazado por la mayoría de las personas.

Siempre vivirá con un profundo resentimiento de pensar que es el origen de la infelicidad que sus padres tienen. Casi siempre se sentirá rechazado por la mayoría de las personas.

Hay que tener demasiado cuidado con este tipo de frases porque, simplemente, será una carga en la vida del niño para siempre. Antes de decir algo desalentador contra tu hijo piensa en el mal que le estás causando. Pocos adultos no saben bien lo que dicen.




¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus