Beliefnet

10 sorprendentes cosas que no sabias de la pelicula la pasión de Cristo


Señor te doy gracias infinitamente,

por guardarme en el

hueco de tu mano,

por haberme amado

cuando en medio del dolor:

me sentí morir, me sentí solo.

Pero tú estuviste ahí,

y cuando yo lloraba

pude recostarme

confiado  en tu hombro;

y pude escuchar tu dulce voz.

Siempre me dijiste

que me amabas,

siempre me animaste a seguir.

Por eso, mi corazón

es tuyo, tuya mi alma,

tuyos mis sueños,

tuyos mis anhelos,

todo tuyo hasta el final.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus