Palabra de Dios para mi hoy - meditación y reflexión Diaria

La técnica de la tortuga es una herramienta para ayudar a los pequeños a tomar control de sus emociones. Asimismo, ayuda a arreglar fallos en la crianza en los que se haya incurrido.

La carencia de autocontrol en los pequeños se manifiesta con el habitual “berrinche”. Se echan a chillar y a plañir sin control, para conseguir su objetivo. La técnica de la tortuga evita que eso suceda. Mas ¿de qué manera? Prosigue leyendo...

La técnica de la tortuga

Ciertos progenitores consideran a sus hijos como hiperactivos, mas realmente son inquietos. Una mala crianza los confunde, con lo que expresan su inquietud a través de una conducta desobediente en lo que se refiere a sus emociones. Si esto sucede, la técnica de la tortuga es un medio eficiente para fomentar el autocontrol. Solo hay que aplicar estos 4 pasos:

Enséñale a tu hijo a meterse en el caparazón

La técnica se inspira en la historia de la “Tortuga Manolita”, quien vivía todo el tiempo metida en problemas. Manolita no podía controlar su carácter, le hablaba mal a la maestra y peleaba con sus amigas cuando la empujaban.

Crecer significa dejar ir

Su maestra le señaló que, si estaba muy enojada, debía meterse en su caparazón y contar hasta diez. manolita aplicó el consejo y sus inconvenientes fueron resueltos.

Al pequeño se le debe instruir a adoptar la posición de una tortuga, dígale que se encoja y oculte la cabeza entre los brazos. Tal y como si tuviese un caparazón en donde entrarse.

La técnica de la tortuga trata de enseñarles introspección a los pequeños. O sea, el pequeño aprende a examinar su conciencia o bien su estado de ánimo para meditar en ellos.

 


Trabaja la rigidez muscular


Al entrar en el caparazón, debe respirar realmente fuerte. Inspirar y expirar de forma profunda. Esto va a ayudar a quitar la tensión y a relajar los músculos del pequeño.

Explorar soluciones

El pequeño debe meditar en qué va a hacer cuando salga del caparazón. Es bueno sugerirle ideas a fin de que halle una salida por él mismo.

Dejar la situación de tortuga

Tan pronto sepa de qué manera va a enfrentar la situación es hora de dejar el caparazón. El pequeño va a salir de la postura adoptada para realizar su táctica de solución.

Utilidad de la técnica de la tortuga

Esta técnica es muy eficiente en niños pequeños, entre los 3 y los 7 años. Pero también se puede emplear algo afín con los niños más grandes.

Tu actitud siempre será tu mejor vestido 

Otros aportes de la técnica de tortuga:

Desarrollo de la libertad. Si el pequeño se siente más seguro de sí, va a ser más dueño de su conducta.

Confía en la razón. El pequeño comprenderá qué es mejor meditar antes de actuar. Va a ver que sus acciones son mejores de esta manera.

Reduce los niveles de ansiedad. Si el pequeño siente que tiene más dominio sobre sí mismo, se va a sentir más seguro. Si desarrolla conductas afirmativas, sus relaciones van a ser menos problemáticas.

Incremento de la autoestima. La técnica de la tortuga va a hacer que el pequeño tenga un mejor criterio de sí. Esto acrecentará su autoestima.

Incremento de la conciencia responsable. Por último, es quien calcula y decide la solución. Esto le ayudará a entender que es el culpable de sus malos actos.

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus