Una mujer mató a golpes a su hijo porque "robaba cosas y se portaba mal"

Luego de la catástrofe que sufrió el equipo de primera división brasileña, Chapecoense, al estrellarse el avión que los trasladaba a Medellín, Colombia, se conocen datos lamentables y a la vez, llenos de fortaleza. Como es el caso de uno de los sobrevivientes del siniestro, Jackson Follman; quien era el portero oficial de la conocida selección.

Él, junto con tres personas más, fue uno de los que quedaron en esta tierra para contar lo sucedido. Pero su suerte en el mundo no acarreó tan buenas consecuencias. Puesto que el impacto dio como resultado la eliminación de una de sus piernas.

Todos podemos imaginar lo duro que es para cualquier ser humano, el que tengan que amputar alguna extremidad del cuerpo. Para una persona que se dedica a jugar un deporte donde se utilicen las piernas, es mucho más lamentable. Pero el portero nos ha dado una lección de vida, fuerza y amor por continuar en la lucha: Él le agradece a Dios por haberle permitido vivir. Sus palabras textuales fueron: "Prefiero la vida que la pierna".

Sus declaraciones las emitió desde un hospital de Medellín, San Vicente Fundación. Lugar donde se le practicó la cirugía.

En una rueda de prensa, los doctores Ferney Rodríguez (Director del hospital), Marco André Sonagli y Edson Stakonski (Ambos especialistas del Chapecoense), emitieron comunicados de las condiciones de las cuatro personas que sobrevivieron al accidente, donde más de 70 personas resultaron fallecidas. El doctor Stakonski dijo que Jackson, se encuentra consciente y está enterado de la amputación de su pierna. Ya en los momentos, el portero se encuentra bajo un tratamiento psicológico, el cual le ha permitido declarar a modo de conversación, su percepción de la sustracción de la extremidad baja. Los psicólogos afirman que se encuentra en perfectas condiciones mentales. Pero en cuanto a físicas, siguen evaluándole las enzimas, las cuales presenta un poco elevadas, y vigilan su función renal.

El defensa del equipo, Alan Ruschel, también se encuentra recluido en el hospital. Tanto él como Jackson, fueron extubados y se encuentran estables. Ruschel puede conversar, está plenamente consciente y mueve todos sus miembros. Hasta ahora, no presenta ningún problema en la médula.

Otro de los jugadores del Chapecoense, sobreviviente e ingresado en el hospital colombiano, Helio Neto, aún se encuentra en estado crítico. Está bajo sedantes y con equipos de ventilación. Ya que presenta dificultades pulmonares. El paciente presenta fracturas pero ninguna falla neurológica. Lo preocupante y que mantienen en constante observación, son sus pulmones, gracias a la contusión que presenta en ellos. El director del hospital comentó también que Nieto fue sometido a una cirugía cervical, de la que ya se encuentra recuperado. Gracias a su condición física bien definida y trabajada, los médicos aseguran que Nieto es un paciente fuerte, quien lucha por sobrevivir.

Dentro de los sobrevivientes, se encuentra uno de los periodistas que acompañaba al equipo para reportar la final de la Copa Suramericana (torneo al cual asistirían). Su nombre es Rafael Henzel y aún se encuentra en estado crítico. Henzel presenta un cuadro de neumonía, pero su recuperación está avanzando.

Los doctores enfatizaron que los pacientes estarán en Medellín hasta que clínicamente, puedan ser trasladados a su país de convivencia, Brasil. Stakonski afirma que están bajo un milagro, y no quieren correr riesgos de ningún tipo con un traslado pronto.

Sonagli afirma que tanto él como todo el personal médico que atiende a los sobrevivientes, están preocupados por la seguridad y recuperación completa de los jugadores y del periodista. Y pide paciencia a las familias y fanaticada sobre la posibilidad de volver algún día, al campo de juego, recordando que por la gravedad del accidente, es un milagro de Dios que se encuentren con vida.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus