Beliefnet

5 maneras para alcanzar la estabilidad en tu matrimonio. Si se puede

La verdad, tu puedes leer, escuchar y mirar videos acerca de cómo perder peso, no solo mientras duermes sino también a todo momento del día. ¿Es posible?  Es posible. Pero los consejeros a veces no te dan todos los datos completos, porque ellos mismos no han practicado sus propios métodos.

Nutricionistas, gastroenterólogos y hasta los Personal Trainer, enfatizan sus métodos en la idea de ingerir comidas antes de las 7 de la noche, para evitar el Comer y Dormir. Pero casi nunca agregan en la cláusula, lo que sucede con el organismo cuando se está en la duermevela.

Pues, lo que sucede está muy ligado a la pérdida y retención de grasas y líquidos. Puesto que en esa etapa de la noche, el cuerpo humano suele experimentar un ritmo distinto en el metabolismo, que estando de pie, caminando o teniendo una jornada normal, durante el día y cualquier actividad física.

Perder peso mientras duermes: 8 formas que si me funcionaron


DUERME BIEN

El simple acto de descansar y dormir bien después de la jornada diaria, ayuda a que el cuerpo regularice su reloj personal, y con esto, regulariza todo lo demás: hábitos alimenticios.
Entonces, expertos implementaron reglas, tips y consejos para aprovechar ese cambio metabólico mientras se duerme para perder peso. En el momento ue funcionó, que todas las pruebas arrojaron buenos resultados, los métodos cambiaron el mundo.


TU SABES LO QUE ES EL TRIPTÓFANO

Es un aminoácido encargado del propio restablecimiento de las proteínas del humano.  Por lo tanto, existen alimentos que contienen Triptófano. Pero, este aminoácido no solo construye proteínas, sino que se encarga de la regulación del sueño, gracias a los neurotransmisores que miden el nivel de serotonina en las personas. 

Los huevos, el pescado, leche, bananas, (platanos, cambures, o como les llamen en tu país) y los productos lácteos, son los alimentos que contienen Triptófano. Estos deben ser incluidos de formas moderadas y siempre ayudados por un experto en la materia, en las dietas que tengamos.

ACUESTATE TEMPRANO

Pero esto debes unirlo a la regulación de los descansos y SIESTAS. Olvida de dormir entre actividades. Eso causa sedentarismo y el mimo, causa obesidad. Recurrir al sueño para ayudar a bajar de peso, es un arma de doble filo. No debes excederte. Lo mejor culminar todas las tareas a tiempo antes de acostarte, para que a la hora de dormir, no de distraigas y logres descansar como es debido.

MODERA LA CENA, O LO QUE ES LO MISMO, NO TE LLENES HASTA REVENTAR.

Nada de no cenar. Es muy importante darle al cuerpo mínimo, las tres comidas diarias. Pero tampoco, excederse con el último alimento del día. Puesto que esa cantidad de comida no será digerida del mismo modo que en el día y la obesidad llegará a tu puerta de forma muy rápida. Intenta moderar lo que comes más en la cena, que en cualquiera del resto de los alimentos que ingieres a diario. Y como se mencionó anteriormente, no es recomendable cenar muy tarde en la noche. Puesto que el mismo efecto ocurre haciendo esto, que si se come demasiado.

ATREVETE TE TE TE , A TOMAR TE TE TE ....

El té es lo mejor para rebajar. Son antioxidantes, cuidan la piel y el metabolismo. Y para dormir, son relajantes y ayudan a conciliar el sueño. Es el mejor consejo que se debe hacer para aprovechar esta técnica del sueño, que ha revolucionado al planeta. La lavanda, la fiel manzanilla, el tilo, valeriana o cualquier é de hierbabuena, pueden servir para completar la tarea de bajar peso mientras se duerme.

A estos consejos debes agregarle la actividad física. Ella te mantendrá en forma, el metabolismo se acelera, actúa de forma regular y permite que a la hora de dormir, el descanso no se vea interrumpido por el insomnio.

EVITA, PERO NO PERÓN...

Así es, evita. Pero evita todo lo que sea dulce, azucares, panecillos, postres, nieves, helados, lo cual, aunque en algunos curiosamente tiene un efecto sedativo, pero si le añades dulces y postres antes de acostarte estaríamos corriendo en un círculo de nunca acabar. Los carbohidratos que contienen estos alimentos se convierten en azucares que no son quemados inmediatamente, y se almacenaran en tu bella barriguita durante la noche y en la mañana, ¿que crees? Te levantaras con un antojo de postres y panecillos. Y solo hay dos razones para estos antojos: O tu cuerpo te está pidiendo más azucares, o estas embarazada y tu bebe ya quiere su postrecito. Y si este es el caso. Más vale que comas el postre no sea que tu hijo o hijo nazca con cara de banana, o de pan cake, o de dona (esta es una creencia muy arraigada en México y yo por eso nací con cara de torta de jamón).

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus