Beliefnet

Secreto japonés para quitar las manchas de la cara en solo 7 días

Padre amado, vengo en este momento ante ti. Postro mis rodillas ante tu Hijo Jesús, y abro mi corazón a la gracia plena del Espíritu Santo reconociendo:

 

- Que debo primeramente, enfocar mi vida a todas las cosas que pertenezcan a tu reino.

- Que debo perdonar a otros y perdonarme a mí mismo: para  que yo sea también perdonado.

- Que debo creerle firmemente a tu palabra escrita e inspirada a hombres santos y a profetas.

 

Entrego a ti todo mi ser porque tú conoces mis luchas, tú conoces todas las cosas que yo y mi familia hemos atravesado, y tú sabes que nuestro deseo es vivir en paz y ser totalmente libres de toda cadena financiera que nos ate: de toda carga emocional, de toda influencia maligna. También  ayúdanos a olvidar el pasado para poder vivir con alegría en este año 2012.

 

Señor, abre mis ojos para poder conocerte más, entender más de tu palabra y ponerla por obra. Derrama sobre mí la sabiduría que pusiste en Salomón, la valentía del rey David, la elocuencia del Apóstol Pablo, pero sobre todo: lléname de tu paz y serenidad, porque cansados y cargados hemos estado y hoy venimos a ti para que nos hagas descansar.

 

Quita por el poder de tu sangre toda vergüenza, todo mal recuerdo, toda raíz de amargura que nos atormente el alma, y dale a nuestra mente claridad para en 2012 entender, creer y experimentar tu divino amor.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus