Beliefnet

Este sacerdote satánico no le importaba irse al infierno, hasta que le dio una probadita

Lee, medita y ora a Dios con tus propias palabras, que salen de tu corazón

 

 

La bendición de Dios está en mi hogar. Estamos llenos del Santo Espíritu de amor, poder y dominio Propio. En mi familia hay entendimiento, comunicación, comprensión. Estamos unidos por el Poder de Jesús. Él tiene el primer lugar en esta casa. Él nos levantará, si hemos fallado. Su Palabra llenará cada día nuestras vidas. Yo tomo la responsabilidad de guiar a mis hijos en Tu Palabra e inculcarles el amor a Dios y EL RESPETO A SU PRÓJIMO. 

 

En este hogar no habrá  ni emociones, ni conductas desenfrenadas. En el nombre de Jesús podemos controlar lo que hablamos. No ofenderé ni a mi cónyuge, ni a mis hijos con mi lengua. Mis hijos no oirán mentiras, calumnias ni chismes CONTRA NADIE en esta casa.

 

Les enseñaré a estar contentos con lo que tienen, pero a estudiar, ahorrar, luchar  y trabajar honestamente para recibir un sueldo justo.

 

YO NO CRIARÉ HIJOS CAPRICHOSOS, HARAGANES, PENDENCIEROS, NECIOS, CRITICONES, CONTUMACES Y AMADORES DE SÍ MISMOS. Mis hijos no andarán en cárceles, ni en pandillas, ni en drogas, porque en mi hogar recibirán atención, amor, respeto, amistad y comprensión; y no solo gritos, regaños e insultos.

 

Amor en tiempo de amor, disciplina cuando se requiera disciplina, mas de ninguna manera castigo cruel y despiadado. 

Yo enseñaré a mis hijos, que para la mala conducta, la irresponsabilidad, la altanería y la pereza, HAY UN CASTIGO: La ruina espiritual, moral y financiera. No es un castigo de Dios, sino consecuencias que TODOS enfrentaremos, si actuamos desordenadamente.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus