Beliefnet

La policía entra en una habitación oscura en una guardería de Chicago Pero cuando bajaron la Linterna, quedaron impactados.

CONTINUACIÓN

[...] El Dr. Coleman ordenó a los paramédicos que le aplicaran al joven reanimación cardiopulmonar (RCP) a pesar de que no tenía pulso.
Obedeciendo las órdenes del doctor, los miembros del equipo de emergencia insistieron en el pecho del joven y le dieron respiración de boca a boca hasta que lograron trasladarlo al hospital en medio de una tormenta de nieve. Allí lo esperaba el Dr. Coleman.

Una vez en el hospital el doctor James Wu recomendó conectar a Justin a la máquina de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés). La máquina de ECMO circula la sangre por un pulmón artificial y la lleva de regreso al torrente sanguíneo, ofreciendo una oxigenación adecuada; a la vez que permite que los pulmones y el corazón "descansen" o se curen.

Wu sabía que la máquina era la última oportunidad de Justin. Luego de permanecer 90 minutos conectado, la temperatura de Justin comenzó a subir y su corazón comenzó a latir por sí solo.

Sus signos vitales se habían restaurado, pero su cerebro aún no tenía actividad, por lo que permaneció 15 días en coma.

A las dos semanas, despertó y los médicos se sorprendieron al descubrir que su cerebro no sufrió daño alguno, estaba ileso.

Al estar por tanto tiempo congelado perdió los dedos de los pies y los dos meñiques de sus manos, los cuales fueron amputados debido a la extrema congelación. Así que tuvo que aprender a usar sus manos y caminar de nuevo.



Smith salió del hospital en el mes de marzo y regresó a su casa el 1 de mayo de 2015. Ahora él vive su vida como de costumbre: juega golf y planea continuar sus estudios de Psicología en la Universidad Estatal de Pennsylvania.

Esta semana, a casi un año después del accidente, Justin dio una conferencia en la que agradeció al doctor Coleman el haberlo salvado.

El médico dijo a los periódicos que Smith fue el caso de hipotermia más extremo que ha conocido.

"Este caso me ha enseñado que a veces tienes que confiar en tu intuición, incluso si la lógica te dice lo contrario", dijo Coleman.


VOLVER A LA PRIMERA PARTE DE ESTA HISTORIA, CLIC AQUÍ








¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus