Beliefnet


La Fiscalía de Sao Paulo exigió en noviembre del año pasado que la frase: “Alabado sea Dios”, fuera removida de los billetes, alegando que se debe preservar la libertad religiosa. Por lo tanto, la misma fiscalía requirió que la Justicia diera al Gobierno 120 días de plazo para comenzar a imprimir billetes sin la frase. La acción se argumenta basada en el principio de que Brasil es un estado laico, y debe estar libre de todo fervor religioso, además que pone por encima una religión sobre las demás. 

Jefferson Días, procurados de los derechos humanos y autor de la misiva, dijo que intenta proteger “la libertad de religión que todo ciudadano debe tener” y no sólo favorecer a cristianos. “Debemos imaginarnos los billetes con las frases: ‘Alabado sea Alá’, ó ‘Salve Buda’, ‘Salve Lord Ganesh’ o ‘Dios no existe’. De seguro habría una conmoción y molestia en la sociedad brasileña por parte de la gente creyente en Dios”, dijo, a lo cual agregó: “Siendo los cristianos mayoría no justifica o da derecho a violentar los derechos básico de las personas que no creen en Dios”. 

Pero algunos grupos cristianos han rechazado la propuesta judicial. “Estamos en contra, Dios debe ser alabado en todo lugar y situación”, dijo Tilza Feliciano, de las Asambleas de Dios, una de las organizaciones cristianas más grandes de Brasil. La Conferencia Nacional de Obispos no quiso responder a esta acción. 

Mientras tanto, el Diputado Eduardo da Fonte creó un proyecto de ley que impediría que la expresión sea removida de los billetes. Dicha propuesta incluye hacer que la frase sea obligatoria enmendando el artículo 1 de la Ley 9.069/95, que establezca que la frase: “Alabado sea Dios” sea incluida en cada billete. El diputado justifica que “esa frase, ’Alabado sea Dios’, es parte de nuestra tradición cultural y no hace política de ningún grupo religioso”, aseveró. 

“Este mundo está repleto de problemas, y es por esta razón, que debemos agradecer al Ser Supremo por controlar nuestras vidas. No debemos perder el vínculo que nos une a Dios, sea cual sea nuestra creencia”, concluyó. A pesar de esto, el proyecto de da Fonte debe ser aprobado por las comisiones de finanzas, tributaria y Constitucional. Si se aprueba de esa manera, luego debería esperar su aprobación en el Senado Brasileño.



Te puede interesar:

¡CHANGA SU MADRE!

Activista ateo se convierte al cristianismo

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus