Beliefnet

Seguramente estarás preguntándote qué está mal en tu cuerpo, o en el de tu pareja, que no han podido concebir un hijo. La infertilidad es un mal que afecta a muchas parejas en la actualidad. A continuación te contamos cuáles son las causas de la infertilidad femenina.

La infertilidad femenina, por lo general, se debe a la existencia de alteraciones hormonales, por las que una mujer puede tener períodos sin menstruación, denominada amenorrea. En los ciclos menstruales regulares, una fémina puede no ovular o puede que los óvulos sean inmaduros o que posean alteraciones ―morfológicas o genéticas―.


Los disturbios hormonales contribuyen a la disfunción ovulatoria, como el exceso de prolactina, andrógenos o tiroideas. En los casos más graves se puede producir insuficiencia ovárica prematura, en cuyo caso los ovarios dejan de producir folículos.

Otra de las grandes causas de la infertilidad femenina es la endometriosis, una enfermedad congénita en la que hay focos de endometrio (epitelio de revestimiento de la cavidad uterina) dispersos en varias partes del cuerpo, especialmente en los ovarios, las trompas de Falopio y de la cavidad abdominal. La mujer tiene un dolor intenso antes de la menstruación, durante ésta o en las relaciones sexuales. Esta enfermedad, cuya causa se desconoce, provoca disfunción ovulatoria porque los focos ectópicos responden a los niveles de hormonas como si fuese el endometrio, generando una desregulación del ovario. Por laparoscopia, los brotes pueden ser destruidos por la coagulación.

Otra causa puede ser el síndrome de ovarios poliquísticos, que presenta síntomas que generan sospechas, como la obesidad, el aumento de la vellosidad, acné e irregularidades menstruales. En este caso, los quistes impiden la formación de ovocitos maduros o incluso la ovulación porque responden a los niveles de hormonas y crecen, ocupando el espacio necesario para el desarrollo del ovocito. El diagnóstico de este síndrome se hace por ecografía y pruebas hormonales.


Otras causas de la infertilidad femenina


Otra de las causas de la infertilidad en una mujer puede ser una patología uterina. Por ejemplo, la presencia de fibromas, tumores benignos del músculo liso del útero. Pueden impedir el embarazo por ocupación del espacio y, en caso de prominencia en la cavidad uterina, perjudicar la implantación y provocar el aborto. La presencia de pólipos, tumores benignos pedunculados del endometrio, a menudo causan sangrado, evitan la implantación porque ocupan el espacio y desencadenan inflamación, y pueden inducir el aborto.

En tanto que los tumores malignos obligan, por lo general, a la extirpación del órgano, a la quimioterapia y la radioterapia, ambas terapias esterilizantes de los ovarios. En caso de que los tumores malignos lleguen a los genitales, puede ser necesaria la remoción quirúrgica del útero, las trompas de Falopio y/o los ovarios.

Mientras que existen mujeres que nacen con malformaciones anatómicas congénitas de los órganos genitales. Estas malformaciones son muy raras y variadas, desde la ausencia total de los órganos hasta variados grados de dismorfia de vagina, útero, trompas y/o ovarios. Y aunque te parezca imposible, alrededor del diez por ciento de los casos de infertilidad parecen tener todo el aparato genital sin problemas, pero aún así son infértiles. En muchos casos, hay anomalías genéticas de los ovocitos, para los que no existen pruebas de detección. Estos a menudo sólo son descubiertos durante la fertilización in vitro. Momento en el cual se puede observar el ovocitos, la fecundación y el desarrollo embrionario. Pueden causar una incapacidad de fecundación, detención del desarrollo del embrión, pérdida de la calidad del éste; fracaso de la implantación, abortos involuntarios recurrentes o fetos con anomalías estructurales.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus