La sorprendente historia de Jessica Leonard le ha dado la vuelta al mundo. Se trata de una pequeña de 8 años de edad, quien a pesar de su corta edad hace poco fue conocida como "la niña más gorda del mundo". ¡Jessica llegó a pesar 190 kilos!

Con el gran sobrepeso que tenía, Jessica necesitaba asistencia incluso para moverse dentro de su casa. 

Su vida estaba en peligro

La vida de Jessica estaba en peligro. Sus huesos habían comenzado a deteriorarse y su salud estaba comprometida, por lo que se encontraba bajo amenaza constante. Sin embargo, ni ella ni su madre tenían idea de cómo enfrentar esta situación.

Jessica no solo estaba luchando con su sobrepeso y sus complicaciones de salud, también debía hacerle frente al bullying que sufría en la escuela. Era el "hazme reír de su clase". Sin embargo, a pesar de todo el sufrimiento por su aspecto físico, no podía dejar de comer. Todo lo contrario, lo hacía de manera obsesiva.

Jessica pedía alimentos cada dos horas. "Si no le damos de comer, se molesta", cuenta su madre en una entrevista que le realizó el programa de televisión Inside Edition.

LEE: 10 beneficios de la guanábana para tu salud

La intervención

Debido a su obesidad extrema, Jessica comenzó a tener serios problemas respiratorios, por lo que el Servicio de Protección Infantil tuvo que intervenir. La niña fue sacada de su hogar y enviada a una Clínica de Obesidad, localizada en Virginia. Gracias a su intervención, después de un mes de intervención, Jessica recuperó su peso y su salud.

Ahora la niña es consciente de su adicción a la comida. También aprendió hábitos alimenticios saludables. Hoy en día Jessica ha perdido más de 100 kilogramos, y es una niña más saludable, mucho más feliz, con una autoestima más elevada. Sin embargo, aún tiene que seguir luchando contra su adicción. Esperamos que siga saliendo vencedora.



10 consejos para prevenir la obesidad infantil


Existen muchas cosas que un padre puede hacer para prevenir la obesidad en su hijo, incluyendo:

- Limitar el uso de la TV y los videojuegos.
-Respete el hambre de su hijo: los pequeños no tienen que acabar todo en el plato o bien concluir el biberón entero. No le sirva una gran cantidad y luego le pida que lo devore todo.
-Evite la comida pre-preparada y los alimentos con azúcar agregada.
-Dele a su hijo una dieta sana y equilibrada, con muchas frutas y verduras (cinco al día) y reduzca los comestibles que poseen grasas malas.
-Dele suficiente fibra.
-No retribuya la finalización de las comidas con postres dulces.
-Sustituya la leche entera con leche semidesnatada más o menos a los dos años de edad.
-Limite la cantidad de alimentos altos en calorías que se guardan en el hogar.
-Disfrute de actividades físicas en familia, como pasear, nadar y jugar al aire libre. El Departamento de Salud afirma que los pequeños en edad del preescolar a primaria deben hacer ejercicio de 3 horas al día tan pronto puedan caminar. Se anima a los pequeños de 5 a dieciocho años a hacer de una hora a varias horas cada día de actividad física de intensidad moderada a intensa. 3 días por semana debe incluir actividades de intensidad vigorosa para robustecer los músculos y los huesos.
-Anime a su hijo a participar en el juego activo.

MIRA EL VÍDEO DE JESSICA

 

Pierde 3 kg en sólo 7 días. Esta receta transformara tu abdomen 

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus