Beliefnet

Ocurrió en Francia, donde los trabajadores pueden ceder días a otros con el consentimiento del jefe, gracias a una ley que lo permite. Naëlle, tiene 5 años, y sufre de cáncer de riñón y así, su papá, Jonathan podrá cuidar de ella mientras esté en tratamiento.

Cuando Jonathan y Marine Dupré, una pareja del noreste de Francia, conocieron el estado de salud de su hija Naëlle, quien sufría un cáncer de riñón, sufrieron un duro golpe - cualquiera con esta noticia-. La quimioterapia, La operación,... un largo y doloroso proceso de recuperación que requiere toda su atención. Por ello, los compañeros de trabajo de Jonathan decidieron dar un granito de arena como un aporte para la estabilidad de la niña. 


En el 2014, Francia, promulgó una ley que permite que los trabajadores puedan ceder sus días de vacaciones a otros trabajadores, siempre y cuando esté en el consentimiento de los jefes. Por eso, los trabajadores de un empresa de cristales donde laboraba Jonathan dieron paso a una reunión donde hablarían con el director de la empresa y el departamento de Recursos Humanos, donde acordaron cada uno aportar días para que Naëlle contara con la presencia y apoyo de su papá. Le aportaron 350 días, para que Jonathan pudiera afrontar el gran reto que se le venía encima, la quimioterapia de su hija. Jonathan contó en el diario Le Réveil que se enteró de la noticia por correo, donde además dijo que debido a las pruebas y a la quimioterapia ya había gastado todas sus vacaciones por estar más tiempo con la pequeña. Pero gracias a la solidaridad de sus compañeros, Jonathan podrá asistir a su hija por más tiempo. "Estoy muy contenta de que se quede en casa conmigo", dice la pequeña Naëlle, cuyo cáncer, por el momento, está en remisión.

Increíble el grado de solidad de estas personas. ¿Por qué no podemos seguir su ejemplo? Aportemos un grano de arena a quien más lo necesite.



OTROS ESTÁN LEYENDO:


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus