Beliefnet

Mira el precio que pagan algunos niños por el divorcio y abandono de sus padres


Su gran preocupación era lucir hermosa el día del nacimiento de sus trillizos, por lo que esperó el parto con su Botox puesto.

Sharon Cutts cuenta cómo se preparó para la llegada de Mason, Ryan y Lily con las inyecciones de Botox en el hospital, pues deseaba lucir lo mejor posible después del nacimiento.

La llaman "la Abuelita Glamour", y en declaraciones contó que también se puso extensiones de pelo. La enfermera reveló que ha sido entrenada por un médico especialista para administrar Botox. "Me di una dosis mientras estaba en la sala de maternidad a las 11 semanas de mis trillizos".

"Sólo inyecté un poco, porque en realidad no debería hacerlo mientras se está embarazada", dice la madre más vieja de Reino Unido, y agrega:"Me escabullí para también poder conseguir mi cambio con las extensiones de cabello. Era importante para mí lucir lo mejor posible para cuando nacieran los bebés".

La emocionada Sharon y su novio Stuart Reynolds, quien es 15 años menor que ella, han estado celebrando el nacimiento de sus hijos Masonm Ryan y su hija Lily.

Sharon conoció a su esposo en un website de citas. Ella había gastado más de £ 15.000 en fertilizaciones in vitro, y los cuales había pedido prestado para poder tener un hijo de su novio.

Sharon, quien ya tiene cuatro hijos adultos, dijo: "Yo sabía que había una posibilidad de nacimientos múltiples debido a que el médico puso cuatro embriones en mí, para una mayor probabilidad de concebir", y continúo: "En la exploración se nos dijo que había tres latidos de corazón. Stuart se sorprendió y yo estaba llorando, llorando de alegría. Lo primero que pensé fue 
"Oh, Dios mío, ¿cómo voy a hacerle frente a esto, ¡trillizos!?"


La pareja, de Boston Lincs, llevó a los bebés a casa la semana pasada, después de su nacimiento el 21 de marzo. Ahora se enfrentan a 24 biberones diarios y 21 cambios de pañal al día.
El embarazo no fue fácil, estuvo plagado de problemas. Sharon tuvo que pasar 11 semanas en el hospital para asegurarse de que los bebés estuvieran bien.

En un momento dado los médicos le aconsejaron que abortara uno de los bebés, debido a los peligros de un embarazo a su edad. Pero ella se negó y los trillizos nacieron por cesárea en el Hospital de la Universidad de Nottingham. Cada uno de ellos pesaba entre 4 libras y 5 libras.
Stuart admitió: "Fue el momento más increíble y aterrador de mi vida".

Cuando la pareja se conoció hace cuatro años, sin hijos, Stuart quería formar una familia. Pero Sharon había comenzado la menopausia. Así que su única opción era la fecundación in vitro, método en el cual se extrae un óvulo de los ovarios de otra mujer y es fertilizado con el esperma de Stuart en un laboratorio... CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus