Por eso Israel habita confiado, la fuente de Jacob habita separada en una tierra de grano y de vino; sus cielos también destilan rocío. Deuteronomio 33:28.

Cuanto más apartados estemos del mundo, más seguros vamos a vivir. Dios desea un pueblo separado de los pecadores. Su invitación es: «Salid de en medio de ellos». Un mundo cristiano es algo tan peregrino que ni las mismas Escrituras lo sospechan. Un cristiano mundano es un enfermo del alma. Los que pactan con los oponentes de Cristo pueden considerarse como sus aliados. Nuestra seguridad está, no en convenir con el contrincante, sino más bien en continuar solos con nuestro mejor amigo.

LEE: Jesús, yo confío en Ti

Así vamos a vivir confiadamente pese a los sarcasmos, las calumnias y menosprecios del mundo. Nos vamos a ver libres de la influencia perjudicial de su incredulidad, orgullo, vanidad y corrupción. Dios va a hacer que vivamos confiados solos en aquel día, cuando las naciones van a ser visitadas por el pecado con guerras y hambres.

El Señor sacó a Abraham de Ur de los Caldeos, mas este se quedó en la mitad del campo. No le acompañó la bendición de Dios hasta haberse resuelto a ir a la tierra de Canaán. Mas vivía solo y confiado en la mitad de oponentes. Lot no estaba seguro en Sodoma, si bien se hallaba entre amigos. Nuestra seguridad está en vivir solos con Dios. Es la Compañía de Dios quién me va a dar total confianza.

Señor, Gracias. TU amor es más que suficiente para probar confianza en la mitad de la turbación. 
Amén

Charles Spurgeon

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus