Beliefnet

             

A través de uno de los miembros del Centro Elim en Hermosillo Sonora, nos acabamos de enterar del sentido fallecimiento del pastor German Zúñiga. Aunque los médicos le habían dado un negro diagnostico muchos años atrás, por fe el continuó en la lucha hasta el último momento.

El pastor  Zúñiga fue fundador de una congregación la cual originalmente se llamó Nueva Creación allá  por el año de 1985. Posteriormente le cambiaron el nombre al Centro Elim, y aunque en  un tiempo fue una congregación creciente en número, no cabe duda que prosperó y creció en firmeza y calidad, siendo ese grupo cristiano la fuente de muchos, tal vez cientos o miles, de cristianos mujeres y hombres, llenos de ánimo, fortaleza, sabiduría y buen testimonio quienes a su vez edificaron a sus propias familias, y a otros cristianos en otros lugares de México y el mundo.

El testimonio, llamado, y frutos de un pastor se miran, obviamente, en la calidad de los miembros de su congregación. Si bien esta regla no aplica a todos los pastores ni a todas las iglesias, suele ser la norma general en las comunidades donde existe libertad de religión y de reunión.

El pastor German Zúñiga fue y es un hombre respetado por muchos, admirado por otros, pero su celo y su tesón de ir más allá en el conocimiento de la biblia, de Jesús, de Dios, y de las bases del cristianismo y de las cosas por venir, causaron el recelo de otros, para quienes el pastor Zúñiga fue un hombre polémico.

Por lo general los cristianos y las iglesias miden las costumbres y hábitos de una congregación en base a lo que otras iglesias practican. El pastor Zúñiga se salió de esta regla. Para muchos, él fue un hombre autoritario, para otros, un pastor firme, demasiado firme, pero, después de tantos años de conocerlo, de lejos, llegue a la conclusión de que él era un pastor que conocía muy bien a su congregación, y sabía cómo dirigirlos, a su vez el dirigido por el Espíritu Santo.

Que si usan velo durante la alabanza, que si apagaban las luces durante la adoración, de que si les gustaba tal o cual estilo de música, de que si esto o lo otro, yo creo que esos comentarios llegan a caer en eso que el apóstol Pablo llama “chismes de viejas”. Yo, lo único que sé, y creo que al final de cuentas es lo que realmente vale, es que el 100% de las personas pastoreadas por el pastor Zúñiga, son personas de gran testimonio, tanto ellos, como sus hijos y hasta los hijos de sus hijos. ¿No creen ustedes que el pastor tiene mucho que ver cuando sus miembros solo dan buenos frutos?

En este momento, Jesús le ha de estar diciendo: Bienvenido, buen siervo fiel, en lo poco fuiste fiel, sobre lo mucho te pondré, entra en el gozo de tu Señor.

Hermes.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus