“Mamá, por favor, déjame morir". Suplica niño de 5 años con un eczema tan grave que casi no puede dormir o caminar.