Beliefnet


¿Tiene usted alguna cicatriz difícil de sanar? 

Si usted tiene algunas cicatrices que por alguna razón están recias a sanar, y está buscando una manera natural para curarlas: ¡debe leer esto! 

Una manera fácil, natural y económica de sanar las cicatrices difíciles es con un poco de miel. 

Arqueólogos han encontrado pruebas de que hace más 5000 años, en Egipto, utilizaban la miel para curar cicatrices. Así es que, este es un remedio muy viejo, pero aún efectivo. 

Todo lo que necesitas es untar un poco de miel en una bandita (band-aid) o un pedazo de tela o gasa previamente esterilizada.
Cómo quitar cicatrices difíciles


Instrucciones: 

1

Lave la herida con agua y jabón. Deje que el área se seque antes de aplicar la miel. A continuación, utiliza una bandita (band-aid) para aplicarte la miel. Si no tienes una, utiliza  un trozo de gasa del mismo tamaño de la herida. 

2

Aplica una o dos cucharaditas de miel sobre la almohadilla de la bandita o gasa. La idea es que el pedazo de gasa o la bandita deben estar cubiertos con un poco de miel. Esta capa de miel no debe ser muy delgada para que esta no se seque. 

3

Coloca la gasa o bandita con miel con el lado hacia abajo, sobre la herida. Ajusta la gasa para que la cicatriz esté completamente cubierta. 

4

Coloca una segunda capa de gasa por encima de la  cicatriz. Esto ayudará a mantener el vendaje seco para que vaya absorbiendo el exceso de miel a través de la gasa. Luego coloca una tira de cinta adhesiva sobre la gasa para fijarla, así se concentrará el poder curativo de la miel sobre la zona afectada por la cicatriz en la piel. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus