Beliefnet

Arrestaron al pastor que manejaba una organización de inversiones fraudulenta para captar inversores de habla hispana 

El FBI y el Servicio de Inspecciones del Servicio Postal de Estados unidos descubrieron la fraudulenta maniobra de un pastor del valle de San Fernando, que llevaba adelante una organización de inversiones fraudulenta con el objetivo de captar inversores hispanoparlantes.

El pastor, del distrito de Chatsworth fue arrestado luego de haber sido acusado de establecer una organización multimillonaria del tipo “esquema Ponzi” –maniobra fraudulenta conocida internacionalmente basada en inversiones— que tenía como objetivo víctimas de la comunidad latina. 

Se trata de Luis Alonso Serna, de 61 años, responsable de “Arquitectos del Futuro Inversiones”, que según él era una compañía de inversión de dinero extranjero. Alonso fue arrestado bajo cargos federales de tener una empresa fraudulenta tipo esquema Ponzi, habiendo afectado hasta el momento a más de 70 víctimas, a quienes indujo a inversiones por casi 4 millones.

En este sentido, especialistas consideran que el esquema Ponzi es un concepto que ya tiene más de un siglo, pero sigue constituyendo un gran peligro para la inversión pública, lo que demuestra el viejo adagio que dice: “Si parece demasiado bueno para ser verdad, entonces tal vez lo sea”.

Inspectores del Servicio Postal estadounidense opinan que el caso del pastor del Centro Zion Living Word Christian (antiguamente Amistad Cristiana) es otro ejemplo de la avaricia que devora las prácticas de negocios honestas. Confiar en la reputación o en los vínculos ya no es suficiente, sino que ahora los inversores deben verificar y revisar la información, especialmente cuando se trata de oportunidades que prometen sobresalir en el mercado.

Serna alegaba ser un inversor exitoso, pero en realidad operaba un esquema Ponzi solicitando fondos a inversores con falsos argumentos de que su dinero sería usado para comprar moneda extranjera. El pastor prometía pagar a las víctimas un veinte por ciento en retorno cada mes. Serna y sus secuaces usualmente convencían a las víctimas a hipotecar sus hogares para invertir, por lo que muchas personas luego perdieron sus casas y se declararon en bancarrota.

De ser condenado, Serna enfrentaría una pena máxima de 20 años de prisión federal por cada uno de los cargos de fraude y hasta 10 años de cárcel por los cargos de lavado de dinero.



TE PUEDE INTERESAR:



¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus