Beliefnet

Testimonio de Andrés Márquez: "Jesús, me vuelvo a ti"

Cuando escuchamos o leemos accidente cerebrovascular (ACV), nos hace pensar automáticamente en personas de la tercera edad. Cuando las personas hablan de este tipo de padecimientos, piensan que solo pueden sufrirlos las personas de 60 años en adelante, Incluso, de 50. Lo cierto es que la medicina, en su más amplia explicación y estudio de los Accidentes Cerebrovasculares, explica otra teoría que no es distinta a la que conocemos o esperamos, pero si le añade algo muy particular: Los jóvenes también pueden sufrir ACV. 

De esta manera, se podría entender que si hablamos de jóvenes que hayan sufrido de ACV, pensaríamos que se trata de personas con trastornos médicos de otros tipos, condiciones clínicas o enfermedades que padezcan.  La cualidad y particularidad que se menciona anteriormente, explica que individuos jóvenes y sanos, también pueden estar propensos a experimentar este terrible padecimiento. 

Para hablar bien de la materia, debemos remontarnos a los estudios de casos que nos ayuden a esclarecer las causas del ACV. Por ejemplo, veamos el caso de Andrew Marr, quien a sus más de 50 años, es actualmente un deportista activo. Él se dedica a correr y lleva una vida altamente sana. Pero aun así, no está exento de sufrir un accidente parecido al que sufriera un Hombre de tercera edad que vive una vida sana. Es lógico saber que es menos propenso a enfermarse de forma súbita. 

Un joven, que lleve la misma vida activa que Andrew, tiene una vida longeba asegurada. Pero si le sumamos los excesos, el tabaco, alcohol, comidas saturadas en grasas, el no descansar o el gran sometimiento al estrés, para cualquiera de las dos edades, sean de tercera o de primera y segunda edad, pueden estar bajo el miso riesgo. 

Sin embargo, los vicios o estilo de vida, no son las únicas causas del ACV. Cuando hablamos de jóvenes o de personas sanas teniendo edades distintas, para que padezcan del accidente cerebrovascular, debemos tener en cuenta los siguientes puntos: 

1- Defectos connaturales o de nacimiento. 

¿Qué es específicamente el ACV? La privación de oxígeno al cerebro, es la explicación resumida de un accidente cerebrovascular. Esto sucede cuando el paso o circulación de la sangre al cerebro, se ve truncada por la formación de coágulos o cuando los vasos sanguíneos en el cerebro, colapsan. 

El señor Andrew Marr, corredor y atleta, es una persona que sufrió un ACV. Su diagnóstico deriva de la explosión de uno de esos vasos. El caso de Andrew, aunque parezca lo contrario, no es el más común en las estadísticas que manejan las asociaciones mundiales de medicina. Pues, son los jóvenes quienes sufren con más frecuencia de ese conflicto con la sangre y la circulación. 

Existen defectos de nacimiento, que implican el correcto funcionamiento en la circulación. Un bebé que nazca con problemas genéticos, puede estar propenso a sufrir ACV desde que es tan solo un niño. Y los números muestran que la formación de estos defectos es muy grande y extensa. 

 Esto se explica cuando la malformación proviene de la incorrecta comunicación con las venas y las arterias. Eso se denomina: malformación arteriovenosa. En estos casos se evidencia en personas o menores de edad con hipertensión, lo que agrava el problema y produce el sangrado cerebral.

Lo terrible de este problema, es que no se diagnostica o no se detecta, hasta que el accidente cerebrovascular sucede. Si un bebé nace con esta malformación, crece y llega a ser un adolescente con una vida sana, por un solo nivel alto de estrés o consumo de café excesivo de forma temporal, pueden desencadenar de un seguro ACV.  

Esta causa no es la única que hace que un joven sano pueda sufrir ACV. También, las malformaciones cardiovasculares (problemas con el corazón), pueden producir el bombeo irregular de sangre y hacer que ocurra la explosión de los vasos. Y lo triste de esos casos, es que los problemas del corazón suelen ser hereditarios. 

Veamos las edades como ejemplos: La famosa actriz Sharon Stone, a su 44 años de edad, sufrió un accidente cerebrovascular. Sin embargo, la actriz Samanta Morton, a sus 31 años de edad sufrió el mismo problema de su colega aún siendo mas jóven, consecuencia de defectos connaturales.  

2- La vejez en su alto grado de equivocación y el estilo de vida en la juventud.  

El Reino Unido es un buen ejemplo a estudiar. Pues, manejan estadísticas altas de casos con ACV. La Stroke Association afirma que es una equivocación absoluta y rotunda que se asocien los Accidentes cerebrovasculares únicamente con la tercera edad. La asociación maneja estadísticas altas de que nivel de estrés y el estilo de vida que vive la juventud hoy en día, es la causa mayor de los ACV. 

¿Qué se recomienda?

Mantener un ritmo de vida sano. No regalarle darle a tu cuerpo excesos que provoquen un proceso de padecimientos que pueden llegar a ser mortales o cambiar tu vida de un momento a otro.   


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus