Página de oración por protección, 20 de agosto

Digamos que has tenido una semana difícil en el trabajo, y que estás anhelando disfrutar de un merecido descanso y ratos de absoluta relajación. Imagina este escenario, quizás común en ti: te has sentido tenso, así que decides que la manera perfecta de relajarte es consentirte con un masaje. A pesar de que podrías pensar que es sólo una buena manera de relajarte, lo cierto es que el masaje en realidad viene con un montón de beneficios para la salud. Estos beneficios han sido médicamente demostrados, uno de ellos es la mejora de la circulación sanguínea en tus sistemas cardiovascular y linfático. Cuando recibes un masaje, su circulación se mejora debido a la manipulación física de tus tejidos blandos. De esta manera, se eliminan toxinas como parte de la respuesta de tu cuerpo a la relajación.

Para entender los beneficios del masaje, primero tienes que conocer un poco acerca de su sistema circulatorio. Tu sistema circulatorio consta de dos partes: El sistema cardiovascular y el linfático. Estos dos sistemas trabajan juntos para desintoxicar tu cuerpo. A medida que la sangre, rica en nutrientes, se aleja de tu corazón a través de capilares en células adyacentes de tejido, los nutrientes y desechos se intercambian. El líquido extraído de la sangre o de la linfa transporta los desechos a los ganglios linfáticos donde son filtrados y devueltos a su torrente sanguíneo. Cuando su sistema circulatorio no funciona de la forma correcta, tu flujo sanguíneo se deteriora y tu corazón tiene que trabajar extra, mucho más duro para poder bombear la sangre. Esto puede causar problemas de salud tales como ataque cardíaco, enfermedad renal, accidente cerebrovascular, enfermedad ocular, dolores musculares, demencia, influenza, diabetes y cirrosis, sólo por nombrar algunos.

El masaje estimula el flujo de la sangre y de los vasos linfáticos, mejorando así la circulación. Piensa en un tubo dentífrico: cuando apliques presión al tubo, la pasta de dientes saldrá del tubo con más facilidad. El mismo principio se aplica a la sangre y al flujo linfático cuando se recibes un masaje. 

5 terapias de masaje que mejoran tu circulación

Drenaje linfático manual
El drenaje linfático manual es un tipo de masaje desarrollado específicamente para mejorar la circulación. Los doctores Emil y Estrid Vodder descubrieron este tipo de masaje en la década de 1930 mientras trataban a pacientes con trastornos inmunitarios. Notaron que muchos pacientes con resfriados crónicos tenían nodos de linfa hinchados, y decidieron estudiar con más profundidad el sistema linfático, una parte del cuerpo que el campo médico conocía muy poco. Los esfuerzos del Vodders los hicieron pioneros en el campo médico.

Este masaje relajante, suave y rítmico acelera el líquido linfático. Cuando recibes este masaje, la masajista estirará suavemente tu piel en dirección del flujo linfático para mejorar la circulación. El drenaje linfático manual es una herramienta importante en el tratamiento del linfedema y otros trastornos linfáticos y circulatorios.

 



Masaje de piernas
El masaje en las piernas estimula la circulación de la sangre y de la linfa e incluso puede prevenir las varices. Un masajista puede aliviar la congestión en las piernas por medio de movimientos ascendentes desde el tobillo hacia los ganglios linfáticos ubicados en la parte posterior de la rodilla y la ingle. Él o ella masajeará los músculos más grandes de la pierna alrededor de los muslos para estimular el sistema linfático. Se aplicará una presión más suave alrededor de áreas óseas como las espinillas y las rodillas. Si sus piernas están hinchadas o inflamadas, no se preocupe. Un masajista profesional estará seguro de usar sólo la cantidad adecuada de presión para aliviar su malestar.

 

 

Masaje sueco
El masaje sueco relaja tu cuerpo aplicando presión a los músculos profundos y huesos. Un masajista frotará el tejido corporal en la misma dirección que el flujo de sangre viaja hacia el corazón, lo que ayudará a mejorar su circulación. El sistema linfático se basa en la acción muscular en lugar de la presión de la sangre que se bombea para llevar los fluidos de vuelta al corazón, por lo que la ayuda adicional de un masaje sueco proporcionará a sus músculos un poco de alivio. También mejorará la circulación acelerando el retorno de la sangre y de la linfa de sus extremidades. Aunque el principal objetivo del masaje sueco es mejorar la circulación y acelerar el retorno de la linfa y la sangre, también ayuda a eliminar los desechos metabólicos de su sistema circulatorio y puede reducir el tiempo de recuperación para la tensión muscular al lavar el músculo de los ácidos láctico y úrico.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus