Beliefnet
El cerumen o cerilla es un lubrificante semejante a un gel compuesto de células muertas de nuestra piel; así como grasa y pelo (presentes en el pabellón de los oídos), y lo cual sirve para proteger el canal auditivo de cualquier partícula extraña o ataque bacteriano. 
 

A pesar de que el cerumen es una sustancia que sirve para proteger, su depósito excesivo en el tímpano provoca molestos síntomas, como vértigo de meniere, comezón, dolor, pérdida de la audición o un ruido inexplicable.

Las principales razones del amontonamiento de cera en los pabellones auditivos son la incorrecta limpieza de estos con hisopos o cualquier objeto puntiagudo que utilizamos cuando sentimos comezón. En ese momento no deparamos en introducir hasta una llave, con tal de quitarnos el picor.

Esta mala práctica lo que hace es empujar aún más hacia la parte interna del oído la cera, provocando un tapón o bloqueo. Esto dificulta poder escuchar. En este artículo te enseñaremos otros métodos caseros, pero muy efectivos para sacar la acumulación de cerumen en tus oídos.

1. Peróxido de Hidrógeno

El peróxido de hidrógeno, también conocido como "agua oxigenada" es muy efectivo para eliminar el cerumen en tu hogar. Para este remedio solo necesitas dos o tres gotas de peróxido de hidrógeno. Pero OJO, debes diluirlo en agua en cantidades iguales.

Pon la mezcla en un dosificador o gotero y aplica en tus oídos. Después de un lapso, drena el remedio y limpia la zona con algodón o un paño limpio.

2. Aceite de mostaza 

Seguramente, no has escuchado sobre el aceite de mostaza, pero este es uno de los remedios más eficaces para eliminar el cerumen de manera natural.

Para aplicar este remedio, simplemente, vierte unas cuantas gotas de aceite de mostaza tibio en el oído afectado. Trata de mantener el remedio en tu oído durante unos cinco minutos. Repite el mismo proceso con el otro oído para ablandar la cena y hacer  mucho más fácil su extracción. Luego limpia con un paño o algodón.

Advertencia: no calientes demasiado el aceite de mostaza, ya que podrías dañar tus oídos. 

3. Agua salada 

Este es otro remedio casero infalible para eliminar el cerumen de tus oídos. Toma una taza de agua tibia y agrégale una cucharadita de sal. Luego empapa un algodón con esta solución y exprímela en tu oído. Esta es una de las formas más fáciles de eliminar la cerilla, ya que la ablanda y hace posible su extracción. 

4. Vinagre blanco de manzana 

Este remedio no solo limpia el cerumen de tus oídos sino que también restaura el nivel de pH en pabellón auricular.

Para realizar este remedio solo diluye el vinagre de manzana en agua tibia y aplica la solución con un gotero.

Para mejores resultados realiza este remedio durante tres o cuatro días.

5. Aceite de bebé (o aceite mineral)

Este remedio es muy utilizado para limpiar los oídos. El aceite de bebé limpia profundamente el cerumen, ya que ablanda la cera, facilitando su extracción. Lamentablemente, las personas no aplican mal al empapar un hisopo y limpiar con él el canal auricular.

Para aplicarlo puedes usar un gotero o un algodón empapado con el aceite de bebé y luego exprímelo sobre tu oído. Puedes insertar una bola de algodón para evitar que el aceite se derrame y aplícalo en el otro oído. Después de unos 10 o 15 minutos, limpia el oído con mucho cuidado.

6. Glicerina

Vierte unas gotas de glicerina en tu oído utilizando un gotero. Deja actuar durante toda la noche. Coloca algodón para evitar que se drene la solución.

Repite el remedio hasta que observes mejoría.

7. Aceite de almendras 

Enviar el cerumen de los oídos con aceite de almendra es un remedio muy antiguo. Aplica unas cuantas gotas sobre cada oído, y como en los casos anteriores cubre con un algodón para evitar que el aceite se salga. Espera unos 10 o 15 minutos antes de limpiar con un paño suave. 

8. Bicarbonato de sodio 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus