En tiempos buenos y en tiempos malos Dios tiene el control

2016-05-12
CONTINUACIÓN


¡MILAGRO! La niña movió su cabecita, tenía pulso y respiraba. Ya nada de lo anterior importaba, cuando la familia vio respirar a su pequeña niña, a la que daban por perdida. 
De inmediato fue trasladada a un centro asistencial diferente para su recuperación.