Cómo confiar otra vez después de haber sido engañado

2020-08-02

Muchos cristianos dicen que Él nos dio libre albedrío para elegir lo que queremos en esta vida y que depende de nosotros usarlo. Otros dicen que Él nos eligió para sufrir por sus propósitos porque sabe lo mucho que lo necesitamos. Otros dicen que el sufrimiento o las situaciones adversas nos van puliendo y preparando para algo mejor, algo que está en el propósito de Dios.

Hay muchas preguntas difíciles asociadas con este tema y por eso es importante tratar de entender a Dios en su totalidad cuando se pregunta por qué Dios permite el sufrimiento.
Para empezar, hay que mirar el plan de Dios como un todo para ver por qué permitió que el sufrimiento ocurriera.
Así es que, si estás sufriendo, necesitas aprender las verdades esenciales para recordar cuando estamos atravesando momentos duros en nuestra vida.

Enfrentando el sufrimiento

Algunas personas piensan que, por ejemplo, la depresión no formará nunca parte de sus vidas; es un trastorno que les pasa a otros. Si crees que esto es cierto, entonces puedes estar equivocado.

No olvides que tu Dios es poderoso

Una de las verdades más importantes que hay que recordar cuando se sufre de depresión es que hay que cambiar la forma de pensar y la actitud ante la vida. Tenemos un Dios poderoso, más grande que cualquier situación. No debes pensar como una víctima, sino que debes pensar que Dios tiene el control de la situación por más oscura y caótica que se vean las cosas.
“Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá” (Proverbios 19:21).

Dios no es injusto

Lo segundo que tenemos que mirar cuando vemos por qué Dios permite el sufrimiento es que Dios creó un mundo sin pecado. Nos creó a su imagen y semejanza, también creó el cielo y la tierra, para que la gente que cree en Él pueda vivir en paz.
Aunque parezca que Dios está distante o en silencio es porque está trabajando. No dudes eso.
Por tanto, quién te conoce más que Él. Incluso, sabe el número de cabellos que tienes ahora mismo en tu cabeza.
"Y hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados" (Mateo 10:30).

 

No estás solo, Él nunca te dejará


Otra verdad vital que hay que recordar cuando se está sufriendo es que debes leer más la Palabra, sobre todo, los Salmos. El Libro de los Salmos tiene un efecto calmante. Leer cómo David confiaba en el Señor a pesar de enfrentar adversidades, te hace recordar que no estás solo, Dios ha prometido siempre estar contigo.
Si no puedes enfrentar tus miedos e inseguridades porque no sabes cómo manejarlos, entonces puedes terminar sufriendo de depresión. Así es que suelta el control, deja que Dios se encargue de todo.

"Porque el SEÑOR no abandonará a su pueblo, ni desamparará a su heredad (Salmos 94:14).

Asimismo, después de que Dios hizo la promesa a los que creyeran que vivirían con él en el paraíso, les hizo promesas en el Antiguo Testamento de que no morirían. Dijo que toda la gente del planeta se salvaría del pecado y que nunca más experimentarían dolor o pena. Jesús hizo una promesa de que no importa lo que le pase a la persona que nazca de nuevo, no volverán a experimentar sufrimiento.

La última, pero no la menos importante

Una de las verdades importantes que hay que recordar cuando se sufre es que hay que hablar con los amigos, hermanos o familiares cristianos. La fe también viene por el oír la Palabra de Dios. De esta manera, obtendrá el apoyo y el estímulo que necesita para continuar luchando, esperando en Él.

En resumen, la Biblia es muy clara en cuanto a que Dios nos castigará con sufrimiento por nuestros malos caminos, pero también nos promete que seremos recompensados con la vida eterna.

Cuando Dios quiere enseñar una lección NO lo hace a través del sufrimiento. Quiere dar lecciones a través de la bondad. Quiere que la gente se ame y muestre compasión por los demás porque Él nos ama a todos.