Abigail y Brittany Hensel – Unidas por siempre

2020-12-24

Hoy la fortaleza que viene de Dios es tuya, y siempre ha sido tuya. Recuerda que las mentiras del mundo, de los que te acusan, te culpan, te malinterpretan: no determinan tu futuro ni muestran la voluntad de Dios. Él ya ha mostrado su misericordia, su piedad, su amor. Un hombre ciego clamó a Jesús diciendo: "Señor, si quieres puedes sanarme", y Jesús le contestó: "¡Quiero!".

 

Él te ama, él te anhela, él QUIERE bendecirte.

 

NO, no has ofendido a Dios tanto que él no quiera saber nada de ti. Por el solo hecho de haber mandado a su hijo a pagar por tus culpas, Dios ha mostrado que él quiere tener -también- contigo una relación de padre e hijo (o hija).

 

Nuestros padres terrenales a veces fallaron, o como padres hemos también fallado. A veces no alcanzamos a comprender lo que es el compromiso y la fidelidad de un padre hacia sus hijos. Es por eso, que no entendemos o mal interpretamos el amor de nuestro Padre celestial.

 

Él te protege porque te ama; él te disciplina porque quiere lo mejor para ti; él te pide que esperes un poco más, por tu propio bien. Tú no conoces tu futuro: Él si lo conoce bien.

 

Él te garantiza que aun viene lo mejor para ti: ¡Lo mejor, para ti!


 

Escrito por Hermes Alberto Carvajal   
Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti

   Te puede interesar:

- Dios te dice                             - Jesús te dice descansa

- Hijito estoy aquí                      - Nada me faltará

- Mi Dios en ti confío                 - Palabras de consuelo

- Quiero saciar tu vida              - Siempre serás mío