2016-05-12


Sin más comentarios, más que el gozo de recordar tiempos cuando nuestra inocencia no ponía diferencias ni límites a nuestros semejantes.

Dios nos permita ver que un día en su presencia, con una nueva inocencia: todos podamos cantar a Jesús... y, ¿por qué no? Tal vez, El Chavo del Ocho nos haga coro allí...

Recuérdalo, todos los días, una palabra de fortaleza para ti.


LEE TAMBIÉN ESTAS NOTAS DE FORTALEZA Y COMPÁRTELAS:


El espejo de Dios El poder de Dios está en ti El te librará de todo mal
El espejo de Dios

window.twttr = (function (d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0], t = window.twttr || {}; if (d.getElementById(id)) return t; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "https://platform.twitter.com/widgets.js"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); t._e = []; t.ready = function (f) { t._e.push(f); }; return t; }(document, "script", "twitter-wjs"));