Cuando Carlo Cucchi vino a este mundo, el bebé prematuro era tan pequeño que su osito de peluche casi lo aplastaba.

Después de haber alcanzado su primer cumpleaños a pesar de las pocas probabilidades de sobrevivir, finalmente es grande y lo suficientemente sano como para demostrarle a su peluche que él es el jefe.

6667px; font-family: Arial; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">Carlo nació de tan solo 24 semanas de gestación y era tan pequeño que su cabeza era del tamaño de una pelota de golf.

CLICK SOBRE ESTE MENSAJE Y NO DEJES DE LEER ESTA BONITA HISTORIA DE UN MILAGRO...

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus