En sus propias palabras: Viviendo con Esterilidad
all information

En sus propias palabras: Viviendo con Esterilidad

English Version

Cathy, de 29 años de edad, y su marido han estado casados 10 años y realmente quieren ser padres. Cuando la pareja de Kansas no pudo concebir de forma natural, buscaron ayuda médica.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles síntomas experimentó?

Hace seis años, empezamos a tratar de tener un bebé. No pasó nada. Mi OB-GYN me tranquilizó y nos dijo que lo intentáramos por nosotros mismos durante un año. Diariamente tomábamos mi temperatura y usábamos un pronosticador de ovulación mientras esperábamos. Mi OB-GYN hizo algunas revisiones preliminares en mi marido y en mí. Él nos recomendó ver a un especialista. Cuando lo hicimos, nos extrañamos un poco por lo que estaba involucrado y decidimos abandonar el tratamiento.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

Hace aproximadamente tres años, nuevamente empezamos a realizarnos pruebas con nuestro endocrinólogo reproductivo actual. Tuve una histerosalpingografía (HSG) y una laparoscopía. Él no pudo encontrar razón alguna por la que no pudimos concebir.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo ante el diagnóstico?

Nunca había estado más asustada, preguntándome si mi cuerpo alguna vez funcionaría como se supone que saben. Quería un hijo. Soy muy religiosa, así que fue difícil abordar el porqué Dios no nos había bendito. Me pregunté y abordé "¿Por qué me está pasando esto?" y "¿Qué hemos hecho para no ser benditos?" Pero saber que había un final - ya fuera un embarazo mediante tratamiento, un milagro o adopción - ayudó. Además, ví personas que adoptaron y amaron a su hijo tanto como mi madre me amó. Eso ayudó a darme cuenta de que la adopción estaría bien. De una forma u otra, sabía que seríamos padres. Finalmente llegué a un lugar donde puede descansar al respecto.

¿Cómo se trata la infertilidad?

Durante tres meses después de la laparoscopía, tuve inseminaciones intrauterinas (IUI, por sus siglas en inglés), algunas veces llamadas inseminaciones artificiales. No fueron exitosas. Sabía que el siguiente paso era la fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés). Tomé medicamentos para la fertilidad y me sometí a un procedimiento de obtención de óvulo. El conteo de esperma de mi marido fue alto, así que realizamos la IVF tradicional, juntando mis 12 óvulos y su esperma para fertilizar. El día siguiente, el médico llamó diciendo que ninguno de mis óvulos se había fertilizado. Fue un gran golpe.

Ellos intentaron un rescate por inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI, por sus siglas en inglés). En este procedimiento, espermas individuales son insertados en óvulos individuales. Siete fertilizados. Tuvimos un embrión que transferir, pero la prueba de embarazo fue negativa. Eso fue difícil. No sólo no podíamos embarazarnos de forma natural, era como si nuestros cuerpos estuvieran luchando uno contra el otro. Pero al menos tuvimos una respuesta respecto al porqué nuestra concepción no ocurrió de forma natural. Intentamos nuevamente, esta vez haciendo la ICSI inmediatamente. Hubo una buena fertilización y transferencia. Después, me enteré que estaba embarazada con mellizos. Estuvimos muy emocionados y nos sentimos bendecidos.

¿Tuvo que hacer cambios alimenticios o en el estilo de vida a raíz de la esterilidad?

Dejé el trabajo que me gustaba y a las personas con las que me gustaba trabajar por un empleo con seguro médico que paga por cuatro intentos de IVF. Fue una gran decisión. Pero no estaba dispuesta a adquirir una deuda mayor si no tenía que hacerlo. También hice todos los cambios de estilo de vida recomendados. Mientras tratábamos de concebir, rara vez tomé una copa de vino. No fumo ni tomo cafeína. Y como alimentos saludables.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Ví a un asesor, ya que empecé a sentirme enfadada con el mundo, conmigo, con Dios, con mi familia. Asistí a una reunión educativa mensual en RESOLVE: La National Infertility Association y empecé como voluntaria. El apoyo de los compañeros del grupo me permitió hablar con otras personas que sufrían de esterilidad, lo que ayudó enormemente. No puedo imaginar pasar por esto sin los amigos que he hecho a través de RESOLVE. Es magnífico tener alguien a quien llamar. Ellos te ayudan a meditar las cosas, como la que apenas dijo su amiga con cuatro hijos.

¿La infertilidad tiene algún impacto sobre su familia?

Mi marido quería un hijo tanto como yo. Mi estado de ira fue difícil para él. Pero la esterilidad ha fortalecido nuestro matrimonio. Hemos tenido que unirnos y hablar las cosas, tomar decisiones juntos y establecer puntos límite. Hemos tomado grandes decisiones éticas, como qué hacer con nuestros embriones. Hablamos sobre temas que la mayoría de las parejas no discuten. Hemos tenido tiempos difíciles, pero eso nos ha hecho más fuertes.

Tratar con nuestras familias es más difícil. En cada reunión familiar, nos preguntan cuándo vamos a tener hijos. Nosotros no queremos entrar en una discusión sobre esterilidad. Ese es nuestro asunto personal. Hemos decidido no ir a reuniones familiares, ya que no podemos abordarlo.

¿Qué consejo le daría a alguien que esté viviendo con esterilidad?

Si usted quiere ser padre, lo será, ya sea mediante tratamiento o adopción. Póngase en contacto con RESOLVE. Y vaya con un endocrinólogo reproductivo, no sólo un OB-GYN.



Último revisado Abril 2004 por Jeff Andrews, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.

DiggDeliciousNewsvineRedditStumbleTechnoratiFacebook