Terapia Hormonal para el Cáncer de Próstata

Esta página discute el uso de la terapia hormonal para el tratamiento del cáncer de próstata. Para un estudio minucioso de la terapia hormonal, por favor consulte la monografía del tratamiento de la terapia hormonal .

Las hormonas son mensajeras químicas que regulan funciones específicas del cuerpo. Son producidas por varias glándulas en el cuerpo e ingresan al torrente sanguíneo, donde viajan a otros tejidos y ejercen su influencia. La terapia hormonal se usa en el tratamiento del cáncer para aumentar o interferir con la actividad de ciertas hormonas que pueden tener influencia sobre el crecimiento de los tumores.

Cómo Funciona la Terapia Hormonal para el Cáncer de Próstata

El cáncer de próstata, al menos hasta sus etapas tardías, casi siempre requiere de hormonas masculinas (andrógenos, como la testosterona) para sobrevivir y crecer. El objetivo de la terapia hormonal es reducir la cantidad de hormonas masculinas en su cuerpo o bloquear sus efectos, para que las células cancerígenas de la próstata no sean estimuladas a crecer o incluso, puedan morir.

Los niveles de andrógenos pueden disminuirse ya sea con la extirpación quirúrgica de los testículos o con inyecciones de medicamentos llamados agonistas LHRH. Algunas veces, las terapias hormonales pueden combinarse para lograr mayores efectos.

  • Finalmente, a pesar de disminuir el nivel de testosterona, el cancer de próstata empezará a crecer nuevamente. En ese punto, se pueden recomendar los así llamados tratamientos hormonales "de segunda línea." Estos incluyen quetoconazol y hormonas femeninas. Estos tratamientos tienen más efectos secundarios y son efectivos en un porcentaje menor de pacientes.
  • Con el tiempo, la enfermedad puede progresar hasta el grado donde todos los tratamientos hormonales pierden su efectividad. Esto se conoce como cáncer de próstata independiente de andrógenos o refractario de hormonas. En ese punto, las opciones de tratamiento incluyen el cuidado para controlar los efectos secundarios del cáncer de próstata y su tratamiento, radioterapia para controlar los síntomas, quimioterapia o terapias experimentales en un ensayo clínico.

Cuándo es Más Benéfica la Terapia Hormonal

En general, los tratamientos hormonales no tienen el potencial para curar el cáncer de próstata pero pueden contener su crecimiento en una gran mayoría de pacientes, algunas veces por años. Sin embargo, el cáncer de próstata finalmente empieza a crecer nuevamente a pesar de la ausencia de andrógenos. Por lo tanto, generalmente se recomienda cirugía o radiación como tratamientos potencialmente curativos de primera línea para los pacientes que no presentan evidencias de diseminación de su cáncer a otras partes de su cuerpo.

Para los pacientes que presentan evidencias de diseminación hacia los nódulos linfáticos, huesos u otras ubicaciones, o cuyo cáncer de próstata regresa a algún punto después de la cirugía o la radiación, con frecuencia se recomiendan terapias hormonales para contener la enfermedad y reducir los síntomas. Estos tratamientos pueden ser muy efectivos al reducir el dolor de la diseminación del cancer a los huesos, que es muy común en el cáncer de próstata, Las terapias hormonales también pueden prevenir el progreso de la enfermedad por un período de tiempo que varía enormemente de un paciente a otro, pero con frecuencia puede medirse con los años.

Tipos de Terapias Hormonales

La terapia hormonal puede realizarse a través de medicamentos o cirugía.

Cirugía para Terapia Hormonal

Extirpación quirúrgica de los testículos ( orquiectomía ) puede causar la reducción de andrógenos.

Análogos Hormonales Liberadores de Hormonas Luteinizantes (LHRH) (también llamados Agonistas Parciales)

Los nombres comunes son:

  • Leuprolida (Lupron)
  • Goserelina (Zoladex)

Estos medicamentos disminuyen la producción de la hormona masculina, testosterona, de los testículos. Estos medicamentos se aplican por inyección dentro del músculo (intramuscularmente) o bajo la piel (subcutáneamente). Están disponibles en fórmulas de acción prolongada que pueden administrarse una vez cada tres meses.

Los pacientes con enfermedad hepática o cardíaca, ataques, problemas con coágulos sanguíneos o diabetes deben informar a su médico antes de usar leuprolida. Los pacientes con depresión o hipertensión deben informar a su médico antes de usar goserelina.

En las primeras semanas de inicio de estos medicamentos, un aumento breve en la testosterona - llamado "efecto de brote" - puede ocurrir, dando como resultado un aumento de dolor y otros síntomas. Para evitar el efecto de brote, se pueden administrar otros medicamentos (antiandrógenos) al mismo tiempo. Los antiandrógenos también se administran para aumentar la efectividad de los análogos LHRH.

Los posibles efectos secundarios de los análogos LHRH incluyen los siguientes:

  • Impotencia
  • Bochornos
  • Pérdida del deseo sexual
  • Osteoporosis
  • Fatiga
  • Anemia

Antiandrógenos

Los nombres comunes incluyen:

  • Flutamida (Eulexin)
  • Bicalutamida (Casodex)
  • Nilutamida (Nilandron)

Los antiandrógenos previenen que su cuerpo use las hormonas masculinas (andrógenos) que son producidas por su cuerpo. Estos medicamentos se aplican vía oral. Los pacientes con enfermedad del riñón, hígado o corazón deben informar a su doctor antes de iniciar estos medicamentos.

Los posibles efectos secundarios de los antiandrógenos incluyen los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Diarrea
  • Crecimiento o sensibilidad del pecho
  • Mayor sensibilidad a la luz solar (fotosensibilidad)
  • Anemia
  • Interferencia con la producción de esperma
  • Menor impulso sexual

Supresores de Andrógenos

Nombre común: Quetoconazol (Nizoral)

El quetoconazol obstruye la producción de andrógenos de la glándula suprarrenal. Se considera un tratamiento hormonal de segunda línea y generalmente se usa con otros medicamentos que no están funcionando. Se consume en píldoras, generalmente con un jugo cítrico para mejorar su absorción en el cuerpo. Generalmente a los pacientes con quetoconazol se les administra una píldora hormonal esteroide junto con éste, puesto que la producción normal de sus cuerpos de hormonas esteroides disminuye con el quetoconazol.

Los pacientes con enfermedad renal o hepática o una sensibilidad a los sulfitos, deben informar a su médico antes de iniciar este medicamento. Además, el quetoconazol presenta una lista larga de medicamentos con los cuales puede interactuar de manera negativa; asegúrese que su médico revise su lista de medicamentos antes de iniciar este tratamiento.

Con el uso a largo plazo, el quetoconazol puede causar problemas hepáticos.

Posibles efectos secundarios del quetoconazol incluyen los siguientes:

  • Náusea, vómito
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Dolor de cabeza, mareos
  • Sarpullido y comezón cutáneas
  • Trastornos sanguíneos

Hormonas femeninas

Nombre común: Dietilestibestrol (estrógeno)

Las hormonas femeninas tienen un efecto reductor en la producción de hormonas masculinas. Generalmente, se administran en forma de píldoras, pero ocasionalmente pueden ser administradas vía inyección intravenosa.

Los pacientes con enfermedad cardíaca congestiva, problemas con la coagulación de la sangre, diabetes, presión arterial alta o grasas altas en la sangre deben informar a su médico antes de usar este tipo de medicamento.

Estos medicamentos no se usan con frecuencia debido al riesgo de coágulos sanguíneos y de infartos. Actualmente, no se está fabricando dietilestibestrol para uso comercial en los Estados Unidos.

Los posibles efectos secundarios del dietilestibestrol incluyen los siguientes:

  • Náusea, vómito
  • Reducción del tamaño de los testículos (atrofia testicular)
  • Mayor crecimiento del pecho (ginecomastia)
  • Dolor de cabeza
  • Ataque al corazón
  • Coágulos sanguíneos en los pulmones
  • Apoplejía

Cirugía para la Terapia Hormonal, Orquiectomía

La orquiectomía es la extirpación de los testículos, que son los productores principales de hormonas masculinas en el cuerpo. El cirujano extirpa los testículos a través de una incisión en la piel del escroto.

La orquiectomía se considera un tipo de terapia hormonal. Las terapias hormonales con receta están disponibles como alternativas a la orquiectomía. La única razón por la que un cirujano recomendará una orquiectomía u hormonas inyectables (u orales) es cuando el cáncer de próstata es particularmente grande, involucra los nódulos linfáticos o se ha diseminado más allá de la pelvis. Este tratamiento no debe ofrecerse para el cáncer en etapa temprana; de hecho, generalmente esta cirugía está reservada para pacientes con cáncer metastásico de próstata. En pacientes con metástasis, la orquiectomía puede ser bastante efectiva para reducir los síntomas y prevenir el cáncer, aunque no es curativa.

La orquiectomía causa impotencia y deseo sexual disminuido, así como masa muscular disminuida, bochornos, sensibilidad del pecho y osteoporosis. Además, la orquiectomía puede ser muy difícil psicológicamente.

Para mayor información sobre la terapia hormonal, por favor consulte la monografía del tratamiento con terapia hormonal .

Fuentes:

American Cancer Society

National Cancer Institute

University of Pittsburgh Cancer Institute

USP DI 2001, 21st ed. Micromedex, 2001.



Último revisado Febrero del 2003 por Donald Lawrence, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.


Your Health and Happiness


DiggDeliciousNewsvineRedditStumbleTechnoratiFacebook