Quimioterapia para la Leucemia

Esta página trata sobre el uso de la quimioterapia para el tratamiento de la leucemia. Para una revisión detallada de la quimioterapia utilizada en el tratamiento del cáncer, por favor vea la monografía del tratamiento con quimioterapia .

La quimioterapia es el uso de medicamentos para eliminar células malignas. A diferencia de la radiación o la cirugía, que son tratamientos localizados o locales, la quimioterapia es un tratamiento sistémico, esto quiere decir que los medicamentos viajan por todo el cuerpo. Es decir, que la quimioterapia para la leucemia puede alcanzar la médula espinal y todos los órganos del cuerpo, excepto tal vez el sistema nervioso central. En esta caso, se han estado desarrollando métodos para administrar quimioterapia directamente a los fluidos que rodean el sistema nervioso central, con el fin de elevar las tasas de curación.

La quimioterapia es comúnmente usada para tratar tanto la leucemia crónica como la aguda. Sin embargo, las leucemias crónicas son incurables con el uso de agentes quimioterapéuticos por sí solos, por lo general estos son menos agresivos al momento del diagnóstico.

Leucemia Aguda

La leucemia aguda requiere de atención médica inmediata. Existen tres pasos tradicionales donde el tratamiento de la quimioterapia tiene una función en el tratamiento de este tipo de leucemia: Inducción, postremisión y postrecaída.

Inducción
La inducción es el tratamiento inicial y está dirigido a proporcionar la remisión completa. Alrededor de una o dos semanas después de haberse completado esta fase del tratamiento, el médico realizará una revisión de la médula ósea y una aspiración en busca de células leucémicas. Las revisiones de médula ósea pueden realizarse posteriormente al progreso de los monitoreos, especialmente cuando los conteos de sangre se hayan recuperado de la quimioterapia de inducción. Para llegar a la etapa de remisión, puede ser necesario realizar varios tratamientos de quimioterapia. La duración del tratamiento varía dependiendo de la respuesta, un régimen de combinación típico, dura siete días.

Postremisión
Incluso cuando la terapia de inducción parece producir una remisión o recuperación completa, algunas células leucémicas pueden estar presentes. Se administra quimioterapia adicional para conseguir una supervivencia a largo plazo mediante la eliminación de la enfermedad. La terapia de la postremisión incluye dos fases:

  • Consolidación - la quimioterapia en una dosis igual a la necesitada para lograr la remisión. La duración del tratamiento varía dependiendo de la respuesta, pero por lo general, incluye de 2 a 4 tratamientos más de terapia. En algunos casos, un trasplante de médula ósea puede estar incluido a este nivel, ya sea como parte de una prueba clínica o fuera de consideración debido a lo que se considere como el tratamiento más apropiado y disponible.
  • Mantenimiento - quimioterapia administrada en bajas dosis o en periodos intermitentes. No es usada con tanta frecuencia como en la fase de consolidación. La terapia de mantenimiento puede durar de dos a tres años en algunos casos.

Postrecaída
Si el cáncer vuelva a aparecer, se puede considerar el uso de quimioterapia adicional, usando diferentes medicamentos. Un transplante de médula ósea puede ser otra opción en estos casos.

Leucemia Crónica

La terapia de medicamentos para tratar la leucemia mieloide crónica (CML por sus siglas en inglés) se desarrolla rápidamente debido a la introducción de nuevos agentes y a la finalización de nuevos estudios de importancia. Interferón (un tipo de terapia biológica) y Ara-C (un medicamento quimioterapéutico) que ha estado probando inducir las remisiones en la CML. Un nuevo agente, mesilato imatinib (Gleevec, STI-571) , un medicamento que localiza el problema molecular específico que surge en la CML, está cambiando la forma de pensar acerca de la secuencia de los medicamentos (tanto quimioterapéuticos como de otro tipo) en el tratamiento de la CML. Incluso cuando las remisiones clínicas y genéticas surgen, las recaídas todavía tienen la probabilidad de suceder dentro de los siguientes 36 meses.

La quimioterapia para la leucemia linfocítica crónica está dirigida a controlar los síntomas pero no está pensada para inducir la remisión.

Medicamentos Quimioterapéuticos Usados para la Leucemia

La mayoría de los medicamentos quimioterapéuticos son administrados por vía intravenosa (IV) en ciclos. Algunos regímenes terapéuticos pueden requerir la hospitalización. La dosis puede variar dependiendo de su edad y salud en general. Algunos de los agentes más importantes utilizados están listados debajo.

Leucemia Mieloide Aguda (LMA)

Los siguientes agentes quimioterapéuticos pueden ser usados para tratar la LMA:

  • La citarabina (Ara-C), es proporcionada tanto en la fase de inducción como en la postremisión. Es administrada vía IV o por medio de inyección.
  • Daunorubicina (Cerubidine), administrada por inducción vía IV.
  • Idarubicina (Idamicyn), administrada vía IV:

Para la recaída de la LMA, cualquiera de los siguientes puede ser proporcionado. Para las reglas de combinación vea abajo.

  • Amsacrina (AMSA), proporcionada vía IV
  • Etoposida (Vespid), puede ser administrado por vía oral o IV
  • Idarubicina (Idamicina), administrado por vía IV
  • Mitoxantrona (Novantrona), administrado por vía IV
  • Topotecano (Hycamtin), administrado vía IV

Leucemia Linfocítica Aguda (LLA)

Los siguientes agentes quimioterapéuticos pueden ser utilizados para tratar LLA:

  • Daunorubicina (Cerubidine), administrada vía IV
  • Vincristina (Oncovin), administrada por vía IV
  • Prednisona, tomada oralmente
  • I-Asparaginasa (Elspar), administrado vía IV
  • Metotrexato

Para las recaídas de LLA:

  • Ciclofosfamida (Citoxan), administrado vía IV
  • Doxorubicina (Adriamicina), administrado vía IV
  • Metrotexato (Mexate), administrado vía IV
  • Mitoxantrona (Novantrona), administrado vía IV
  • Teniposida (vm-26), administrada vía IV

Leucemia Mieloide Crónica (LMC)

Para el tratamiento de la LMC, mesilato de imatinib (Gleevec, STI-571) puede ser proporcionada. Además, los siguientes medicamentos quimioterapéuticos pueden ser utilizados:

  • Citarabina (Ara-C), administrada con interferón
  • Hidroxiurea, administrada en forma oral
  • Busulfan (Mileran), administrado en forma oral y por lo general utilizado por pacientes que no pueden tolerar ningún otro medicamento
  • Clorambucil, infusiones diarias durante varias semanas o una dosis más elevada proporcionada cada tres o cuatro semanas
  • Ciclofosfamida (Cytoxan), administrado vía IV
  • Fludarabina (Fludara), administrada vía IV
  • Prednisona, administrada vía oral
  • Ritual, un anticuerpo monoclonal dirigido a actuar contra el CD20 en la superficie de la célula.

Combinación de Terapias

Las investigaciones continúan en la búsqueda de las combinaciones óptimas.

Para la Leucemia Mieloide Aguda (LMA)

Una combinación utilizada es llamada 7 y 3. Es una tratamiento de una semana proporcionado en el hospital como terapia de inducción. Este incluye:

  • EL Ara-C, proporcionado durante una infusión continua vía IV durante 7 días.
  • Daunorubicina, administrada por vía intravenosa diariamente durante tres días
En algunos estudios, el Ara-C nuevamente se proporciona en una alta dosis durante 3 días al finalizar los 7 días.

Para la Leucemia Linfocítica Aguda (LLA)

Una combinación típica es DVP:

  • La daunorubicina proporcionada por vía IV en el hospital
  • La vincristina, administrada por inyección intravenosa
  • La prednisona, administrada oralmente durante 4 semanas.

Efectividad

Leucemia Mieloide Aguda (LMA)

La quimioterapia brinda una completa remisión o restablecimiento en alrededor del 65% de los pacientes que padecen de leucemia mieloide aguda. Su edad, la resistencia del cáncer a los medicamentos administrados, y el exitoso cuidado para controlar los efectos secundarios tendrán un impacto en el éxito de su tratamiento. Las mejoras en la fase de remisión han sido atribuidas a un mejor cuidado de apoyo.

Alrededor del 20% al 30% de los pacientes con LMA provocada por tratamientos anteriores de cáncer (LMA secundaria) logran completar la fase de remisión. Con la terapia postremisión, la remisión puede durar de 1 a 1.5 años. Los pacientes en fase de postrecaída que respondieron bien al tratamiento anterior de quimioterapia, por lo general tienen buenas probabilidades con la quimioterapia adicional.

Las complicaciones del tratamiento pueden incluir la muerte. Esto es menos probable en pacientes jóvenes. Aproximadamente el 25% de los pacientes con LMA que están arriba de los 60 años de edad mueren por complicaciones que surgen del inicio del régimen del tratamiento. Los pacientes ancianos que no pueden tolerar el tratamiento de inducción, pueden ser tratados con bajas dosis de infusión continua de Ara-C , en lugar de regímenes de inducción convencionales.

Leucemia Linfocítica Aguda (LLA)

La quimioterapia por lo general produce una remisión completa en el 95% de los niños con LLA. Alrededor de entre el 80% y 90% de los adultos con LLA obtienen una remisión completa con la terapia de inducción. Esto ocurre generalmente dentro de las cuatro semanas después de haber comenzado el tratamiento. Las remisiones regularmente duran de 18 a 24 meses. Las tasas de supervivencia por eliminación de la enfermedad a largo plazo varían entre 70% y el 75% en los niños con LLA y del 30% al 40% en los adultos. Los adultos jóvenes tienen la probabilidad de responder mejor que los adultos mayores. Los pacientes que se presentan con altos conteos de glóbulos blancos tienen un pronóstico más pobre.

Leucemia Mieloide Crónica (LMC)

La terapia de medicamentos para tratar la LMC produce una tasa de supervivencia a cinco años del 32% al 44%. La terapia no está planeada para producir la cura, pero se han reportado las remisiones citogenéticas a largo plazo. Para los pacientes jóvenes que tienen algún donador de su familia, el transplante de médula ósea permanece como un tratamiento comúnmente sugerido, que ha curado a la mayoría de los pacientes que no sufren de alguna complicación seria.

Consideraciones Especiales

La quimioterapia puede provocar efectos secundarios mortales. Platique con su médico sobre los riesgos y beneficios con su médico.

Para más información sobre la quimioterapia para el tratamiento del cáncer, incluyendo sus efectos secundarios y cómo controlarlos, vea la monografía del tratamiento con quimioterapia .

Fuentes:

National Cancer Institute, National Institutes of Health

The Leukemia & Lymphoma Society

American Cancer Society

Abeloff M. Clinical Oncology , 2nd ed. Orlando, FL: Churchill Livingstone, Inc.; 2000: 388-419.

Bast R, et al. Cancer Medicine e5 . Hamilton, Ontario: B.C. Decker Inc.; 2000.

Nissen D. Mosby's Drug Consult . St. Louis, MO: Mosby, Inc.; 2002.



Último revisado Febrero del 2003 por John Erban, MD

Se provee esta información como complemento a la atención proporcionada por su medico. Dicha información no tiene el propósito o la presunción de substituir el consejo medico profesional. Procure siempre el consejo de su medico o de otro profesional de la salud competente antes de iniciar cualquier tratamiento nuevo o para aclarar cualquier duda que usted pueda tener con relación a un problema de salud.


Your Health and Happiness


DiggDeliciousNewsvineRedditStumbleTechnoratiFacebook