Mira por qué esta mujer corta con tijeras su brasier... ¡Es fabulosa!


Contraer matrimonio con una persona que ya tiene hijos es algo bello, pero también es un reto. Solamente una persona de gran corazón acepta en su hogar a los hijos de su cónyuge. Claro que, si estos hijos son pequeños, es más fácil establecer con ellos una relación más estrecha pero el caso de Joaquín parece que está cambiando conforme pasan los años. Creemos que Joaquín no es el único que atraviesa por esta situación. Muchas damas y caballeros nos escriben con situaciones similares. 

Es un verdadero reto entregar tu vida a otra persona que tiene que traer sus propios hijos al hogar del nuevo matrimonio. Es una bendición, pero no deja de ser un reto.

( Este correo fue editado ligeramente para claridad)

Bendiciones:

 

Hermanos desde México aquí les saluda su hermano y amigo Joaquín, solamente para pedirles oración y desahogarme un poquito porque realmente no sé qué hacer. Estoy muy confundido pues y he visto que muchas otras gentes que les escriben a ustedes  yo también me casé por amor. Estoy muy enamorado de esta chica que conocí hace 4 años. Su nombre es Alicia, pues me reservo el apellido porque no quiero que la anden poniendo ahí en el Facebook. Ella tiene ahorita 27 y yo 32.

 

La conocí en una iglesia donde empecé a asistir invitado por una amiga, y cuando me acerqué a Alicia por primera vez pues como que me sacaba la vuelta y no quería hablar conmigo, lo cual me retó a conquistarla.

Posteriormente platicando con otros hermanos les comenté que me gustaba la chica está Alicia y ellos me dijeron que sí estaba loco y yo les pregunté porque, me contestan:

-          Que no sabes que es madre soltera, ya tiene un bebé y dicen que ni sabe quién es el papa. Y yo pues me asusté y les dije pues que no es cristiana, que no se supone que las cristianas no hacen eso y ellos me contestaron que la mamá si es cristiana y que pues la chica después de su error al salir embarazada empezó a ir a la iglesia y no tenía mucho tiempo y yendo a la iglesia.

Entonces me desanimé un poco pero realmente me atraía mucho me gustaba y me gusta todavía su sonrisa su manera de ser muy linda eres muy demasiado bella y sensual , es una chica normal.

Y aunque los hermanos me pusieron de previo aviso sobre lo que me esperaba me empecé a acercar y empezamos a platicar y ella me dijo que tenía un bebé pero que el bebé se lo dejaba a su hermana que se lo cuidara rara vez lo llevaba a la iglesia porque era muy llorón y yo le dije que me encantaban los bebés que yo siempre había soñado en tener un bebé (mis hijos propios, no los de otro obviamente).

 

Nos seguimos conociendo y como a los 6 meses nos pusimos de novios, y a los 8 meses de conocernos nos casamos. Yo decidí aceptar al bebe porque según yo lo quería como a mi hijo. Ella se embarazo de nuestro primer bebe, y yo me puse muy contento. El problema empezó cuando nació mi hijo, nuestro hijo.

Como ya vivíamos solos en un departamento, los dos niños dormían en el mismo cuarto y se despertaban el uno al otro con los llantos y cuando estaban enfermos. El hijo de Alicia, a quien yo también le digo hijo, se empezó a poner muy necio y si ya de por si era hiperactivo, se volvió más agresivo, violento, llorón, y parece perico que no deja de hablar.

Me di cuenta que cuando mi hijo lloraba y me despertaba, si me hacía enojar, porque yo necesitaba dormir, pero cuando lloraba el hijo de Alicia me entraba un coraje horrible. Con ganas de golpearlo, pero nunca lo he hecho gracias a Dios.

Un día me enojé mucho, y le grité muy fuerte al niño, que este del susto se quedó callado por buen rato, pero Alicia me reclamó que le gritara y desde ahí empezaron nuestros problemas. No me malentiendan, yo la amo a ella, pero ya tenemos desde hace 3 años, que no paran nuestras discusiones, y desacuerdos. Llega la noche, por lo genera la pasamos bien, a menos que ella ande enojada.

Aun así, cada vez le agarro más coraje al hijo de Alicia. Me molesta cuando llora, cuando habla, cuando pide comida, me molesta su presencia en mi casa, como si se tratara de otro hombre, como si yo estuviera celoso. 

Me siento tan frustrado y confundido, pero me cae tan mal ese niño, que no quiero cometer una locura golpeándolo y yo sé que, si le digo a Alicia lo que siento, ella se va a molestar conmigo.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus