Beliefnet

Versículos, pensamientos, imágenes del libro de los salmos


Una de las peores tragedias para el ser humano es tener que enterrar a sus propios hijos, de eso no hay ninguna duda. Algo así vivió en primera instancia una pareja filipina al enterarse que su pequeña hija, de apenas 3 años, estaba clínicamente muerta. La familia entera estaba destruida por la noticia del fallecimiento de la pequeña. 

Sin embargo, ese mismo día, cuando la pequeña fue preparada para el sepelio y en tanto parientes y amigos de todas partes se acercaban a brindar sus respetos y consuelo, un milagro ocurrió: luego de que la niña fuera colocada en el ataúd, un doliente se acercó para controlar que todo estuviera en orden para el entierro que tendría lugar a la mañana siguiente. Sin embargo, cuando el doliente levantó la tapa del ataúd, notó un leve movimiento en la cabeza de la niña. En principio creyó que se trataba de una ilusión, pero su inmediata reacción fue controlarle el pulso y los latidos del corazón.

Para su sorpresa y alegría inconmensurable, ¡la niña estaba viva! De inmediato fue solicitada asistencia médica y la policía fue alertada, en tanto a su favor los médicos que la habían declarado clínicamente muerta solo se limitaron a decir que la pequeña había permanecido en estado comatoso similar a la muerte. Aunque ya nada de eso importaba cuando la familia veía respirar a su pequeña niña, a la que daban por perdida. De inmediato fue trasladada a un centro asistencial diferente para su recuperación. VER VÍDEO, CLIC AQUÍ


HAZ CLIC AQUÍ O SOBRE EL VÍDEO PARA VER ESTE EXTRAORDINARIO MILAGRO




¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus