Beliefnet

El Método Tellington Ttouch Hace Que Tu Perro No Se Asuste Con Los Fuegos Artificiales

¿Quiénes pueden utilizar los auxiliares auditivos AEPS?

(Continuación)

Se han evaluado personas a través de diagnósticos clínicos de Especialistas Independientes; con disminución de la audición moderada (entre 40 y 70 decibelios) y severa (superior a 90 decibelios) obteniéndose buenos resultados.

Los grupos de estudios se dividieron por edades: de 3 a 35 años prelocutivos y de 20 a 44 años postlocutivo. Todos sordos, dos niñas sordo-ciega y diez jóvenes con implante coclear fallido.
Escuelaparasordos.com tiene pruebas documentadas del uso del auxiliar AEPS con resultados exitosos en:

- Personas que nacieron sin su pabellón aúricular. Esta enfermedad es conocida como microtia, la cual es una deformidad congénita del pinna (oído externo), y puede ser unilateral (un lado solamente) o bilateral (ambos lados afectados).

- Hipoacusia bilateral profunda conductiva o de tipo neurosensorial o perceptiva y mixta.

- Personas que nacieron sin tímpano o presentaron ruptura del tímpano, que es una abertura o agujero en la delgada capa de tejido (tímpano) que separa el oído medio del externo. Esta condición también es conocida con estos nombres: Perforación de la membrana timpánica, perforación o ruptura del tímpano; tímpano perforado, tímpano perforado o roto y rigidez excesiva del mismo.

- Personas que nacieron con la carencia de algún huesecillo o la falta de todos los huesecillos del oído medio (martillo, yunque y estribo); así como diversas enfermedades que afectan a los huesecillos y alteran la conducción del sonido; del mismo modo la alteración congénita del oído medio.

- Hipoacusias de transmisión las cuales pueden ser debido a una obstrucción del conducto auditivo externo causada por tapones de cera, tumores o cuerpos extraños.

- Timpanoesclerosis, en la cual la submucosa del oído medio se degenera y se calcifica. En este caso las estructuras se vuelven más rígidas y la transmisión del sonido se ve dificultada.

- Personas con otosclerosis que es una enfermedad metabólica ósea primaria de la cápsula ótica y la cadena oscicular que causa fijación de los huesecillos con la resultante hipoacusia.

- Personas con síndrome de Waardenburg, que se define como un grupo de condiciones hereditarias caracterizadas por sordera y albinismo parcial (piel, pelo y/u ojos decolorados); puente nasal ancho y huesos faciales pequeños o poco desarrollados.

- Personas con Síndrome de Usher (Sordo-ciegos). Este síndrome se caracteriza por sordera y pérdida gradual de la vista.

- Niños y jóvenes son Síndrome de Down, con taponamientos continuos del oído, que no han oralizado.

- Niños con Autismo que presentan Tinitus o acúfenos que alteran su estabilidad emocional y no han oralizado.

- Niños con síndrome de Asperger que no han oralizado.

- Niños con implante coclear fallido que no han oralizado.

- Niños o madres embarazadas expuestos a medicamentos ototóxicos como:

Amikacina, cloranfenicol, dishidroestreptomicina, gentamicina, kanamicina, minocilina, neomicina, polimixina b, polimixina e, tobramicina, vincomicina, netilmicina, estreptomicina, amopicina, capreomicina, colistina, eritromicina, rifampicina, vancomicina, teraciclina. Siendo el más común la amikacina, y la cual es un antibiótico de la familia de los amino­glucósidos semisintético, derivado de la kanamicina. Este antibiótico está indicado para el tratamiento de infecciones, y ha dejado sordos a más del 50% de los niños sordos latinoamericanos... CONTINUÁ, CLIC AQUÍ PARA LEER MÁS

¿Cómo evaluar a un sordo para saber si le puede servir el auxiliar AEPS?


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus