Beliefnet

El 15 de abril 2013, los hermanos Tsarnaev estallaron una bomba de fabricación casera en la Maratón de Boston, que terminó quitándoles la vida a 3 personas e hirió a más de 260 corredores y espectadores. Una de las víctimas, Rebecca Gregory, tuvo que someterse a 35 operaciones. Lamentablemente Rebecca perdió una pierna como consecuencia de esta atrocidad, pero no destrozó su pasión por correr. Este atentado no la detuvo para seguir corriendo. 


Hoy corrió las últimos 3,5 millas (5,6 km)) con su prótesis de pierna, la cual ella ha llamado cariñosamente Felicia. Si el objetivo de un ataque terrorista es para infundir miedo, Gregory es una prueba de que los hermanos Tsarnaev han fracasado rotundamente.

“Hace dos años, yo estaba tirada en la acera, luchando por mi vida. Hace un año fui empujada en una silla de ruedas hacía la meta cuando hicimos el tributo "1K Tribute".

OTRAS PERSONAS ESTÁ LEYENDO:

En Siria miles de personas se convierten al cristianismo

El papel de Irán en el terrorismo mundial

Israel podría usar bomba electromagnética contra Iran

Una radiografía aterradora de un bebé 

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus